UE crea unión para estabilizar al sector bancario

La Unión Europea completó el jueves otra etapa importante para crear una unión bancaria, estableciendo medidas a fin de estabilizar el sistema financiero y facilitar el manejo de los bancos en apuros financieros.

Tras unas negociaciones durante toda la noche que se prolongaron hasta bien entrada la madrugada, los estados miembros de la UE y el Parlamento superaron el atascamiento de cómo establecer una autoridad conjunta que pueda restructurar o cerrar los bancos en apuros.

Esa autoridad formará parte de una unión bancaria más amplia, un sistema de nuevas instituciones y normas para asegurar que un fracaso bancario no abruma las finanzas públicas de un país, amenazando la estabilidad de la región.

"Esto fortalecerá la confianza y estabilidad en los mercados financieros y ayudará a restaurar el préstamo a la economía", dijo el presidente de la Comisión Europea José Manuel Durao Barroso.

Corien Wortmann-Kool, negociadora por el Parlamento, dijo que conforme a las nuevas normas la situación de los bancos en apuros podría ser solucionada "en un fin de semana" en lugar del largo proceso de antes que con frecuencia minó la credibilidad en el sistema financiero de la UE.

Los negociadores insistieron en alcanzar un acuerdo antes de las elecciones parlamentarias europeas de mayo, por temor a que de lo contrario todo tendría que volver a ser negociado una vez que tome posesión la nueva legislatura.

Los 28 estados miembros tendrán que aprobar oficialmente el acuerdo, pero tras el logro del jueves será una mera formalidad. El pleno de la legislatura reanudará sus labores en abril, la última sesión antes de las elecciones.

"Estoy encantado que hayamos cumplido", dijo Barroso.

Desde la crisis financiera, la UE se ha centrado en proteger a los contribuyentes para que no vuelvan a pagar los caros rescates bancarios.

Una vez que entre en vigencia el sistema acordado el jueves, "ningún contribuyente europeo tendrá que pagar nunca nuevamente por las malas decisiones de los banqueros", dijo Hannes Swoboda, líder del grupo socialista parlamentario.