EEUU: Suspenden juicio de general hasta el jueves

Un general que violó reiteradamente la ley militar al haber mantenido una relación extramarital de tres años con una subordinada debería ser expulsado del ejército estadounidense y perder sus prestaciones, alegó la fiscalía el miércoles al concluir su alegato durante la audiencia de sentencia.

La defensa alegó que al expulsar al general de brigada Jeffrey Sinclair de las filas militares se perjudicaría más a su esposa y a sus hijos, señalándolos como las únicas personas inocentes en el caso.

Después que las partes expusieron su alegatos finales, el juez, el coronel James Pohl, suspendió la audiencia hasta el jueves por la mañana_, lo que significa que Sinclair tendrá que esperar por lo menos otro día más para conocer la suerte que correrá. La sentencia de Sinclair será emitida en momentos que los militares y el Congreso lidian con delitos sexuales entre sus filas.

La fiscal, la mayor Rebecca DiMuro, dijo al concluir su acusación que estaba en contra de la noción de que Sinclair cometió un error inusual en su carrera estelar. La defensa convocó a testigos que describieron al militar como un líder desinteresado con la esperanza de obtener una sentencia menos dura.

DiMuro se valió de diapositivas para recordar las decisiones tomadas por Sinclair durante el tiempo en que sostuvo relaciones inapropiadas con tres subordinadas.

"No se trata de sólo un error. No es un caso aislado de falta de juicio. Fue reiterado", destacó. "Estos no son errores. No estamos en la corte de errores penales. Estos son delitos".

La fiscalía no pidió prisión para Sinclair, aunque éste se enfrenta a una pena máxima de más de 20 años de cárcel por los cargos que se ha declarado culpable.

La sentencia no puede exceder de los términos que figuran en un acuerdo sellado entre defensores y fiscales. El juez tomará su propia decisión antes de abrir el acuerdo, y Sinclair recibirá el castigo que sea más indulgente.

El juez podría expulsarlo del ejército, con lo cual perdería su seguro de salud y sus prestaciones de jubilación. Si el juez le permite que se retire de las filas militares en vez de expulsarlo, una junta de oficiales del ejército deberá decidir si degrada al oficial, lo que también le reduciría considerablemente sus prestaciones.

El general admitió haber maltratado a una capitana bajo su mando durante una relación de tres años y haber mantenido relaciones inapropiadas con otras dos mujeres. También se declaró culpable de adulterio --un delito en el código militar_, así como de usar su tarjeta de crédito emitida por el gobierno con el fin de pagar viajes para ver a su amante, al igual que otras conductas inadecuadas para un oficial.

El general de 51 años fue acusado de obligar dos veces a la capitana a efectuarle sexo oral durante una relación de tres años, pero el cargo de agresión sexual fue suspendido como parte del acuerdo.

Sinclair pareció llorar cuando uno de sus abogados leyó una carta de su esposa. El militar se cubrió el rostro con las manos y se secó los ojos con dos pañuelos.

En la carta, Rebecca Sinclair dice que no ha perdonado completamente a su marido, pero no quiere que el ejército los castigue más a él y a su familia con una reducción significativa de su pensión y otras prestaciones.

"Créanme cuando les digo que la humillación pública y menosprecio que ha padecido no es nada comparada con el sufrimiento privado y culpa con las que vive a diario. Está consumido por la culpa, por el dolor que nos ha causado a mí, a mis hijos y al ejército", escribió la mujer, que no asistió a las audiencias.

Sinclair se emocionó hasta las lágrimas varias veces mientras leía una declaración ante el juez, tomando pausas para sobreponerse. Pidió disculpas a su familia y a las mujeres con quienes sostuvo relaciones inapropiadas.

"Me he sentido frustrado y furioso, pero no tengo que ir más allá del espejo para encontrar a quién culpar", dijo el militar. Asimismo señaló que el miércoles se cumplían dos años desde el día en que su principal demandante hizo la denuncia.