Toca a su fin juicio a general

Un general del ejército que admitió haber mantenido relaciones inapropiadas con tres subordinadas fue descrito el miércoles como un líder generoso por otros oficiales en testimonios que la defensa espera permitan una sentencia indulgente.

El brigadier general Jeffrey Sinclair pareció llorar cuando uno de sus abogados leyó una carta de su esposa.

La audiencia de sentencia debía terminar por la tarde después de los alegatos finales de ambas partes. Pero no está claro cuánto tardará el juez en dictar sentencia.

Sinclair enfrenta una pena máxima de 21 años y medio de prisión y destitución del Ejército, pero probablemente recibirá un castigo menos severo.

La sentencia no puede exceder de los términos que figuran en un acuerdo sellado entre defensores y fiscales. El juez tomará su propia decisión antes de abrir el acuerdo, y Sinclair recibirá el castigo más indulgente de ambos.

El general admitió haber maltratado a una capitana bajo su comando durante una relación de tres años y haber mantenido relaciones inapropiadas con otras dos mujeres. También se declaró culpable de adulterio --delito en el código militar-- como también del uso de su tarjeta de crédito del gobierno para pagar viajes para ver a sus amantes, como también otras conductas inadecuadas para un oficial.

El general de 51 años fue acusado de obligar dos veces a la capitana a efectuarle sexo oral, pero el cargo de agresión sexual fue levantado como parte del acuerdo.

Cuando se leyó la carta de su esposa, Sinclair se cubrió el rostro con las manos, pareció llorar y se secó los ojos con papeles de seda.

En la carta, Rebecca Sinclair dice que no ha perdonado completamente a su marido pero no quiere que el Ejército los castigue más a él y a su familia con una reducción significativa de su pensión y otros beneficios.

"Créanme cuando les digo que la humillación pública que ha padecido no es nada comparada con el sufrimiento privado con el que convive diariamente. Está consumido por la culpa por el dolor que nos ha causado a mí, a mis hijos y al Ejército", escribió la mujer, que no asistió a las audiencias.