Naciones vecinas de Rusia buscan apoyo occidental

El vicepresidente estadounidense Joe Biden declaró el miércoles que Estados Unidos responderá contra cualquier agresión contra sus aliados de la OTAN, mientras los vecinos de Rusia miran con recelo el agravamiento de la crisis en Ucrania.

Acompañado por dos líderes bálticos, en Vilna, Lituania, Biden dijo que Estados Unidos está "absolutamente decidido" a defender a sus aliados, y agregó que el presidente Barack Obama piensa solicitar medidas concretas de los miembros de la alianza atlántica para asegurar que la OTAN puede garantizar su seguridad colectiva.

Biden dijo que Estados Unidos está al lado de los estados bálticos en respaldo del pueblo ucraniano contra la agresión de Rusia.

"Rusia no puede escapar al hecho que el mudo está cambiando y rechaza de plano su conducta", dijo Biden tras reunirse en Vilna con el presidente lituano Dalia Grybauskaite y el letón Andris Berzins.

Los comentarios de Biden fueron formulados al concluir un viaje de dos días a Lituania y Polonia con dos temas destacados: un tajante aviso al presidente ruso Vladimir Putin de que Estados Unidos no reconocerá la intervención rusa en Ucrania y asegurar a los aliados de la OTAN que Washington y otros acudirán en su defensa en caso necesario.

"Estamos en esto con ustedes, juntos", dijo Biden.

Empero, la anexión de Crimea por parte de Rusia parece un hecho consumado.

Casi 10 años después del ingreso de Lituania y Letonia en la OTAN, los estados del Báltico afrontan de súbito el gran temor de una agresión externa que quizá habían considerado imposible con el fin de la Guerra Fría.

Las tres naciones bálticas pertenecieron a la Unión Soviética y tienen una considerable población minoritaria rusa.

"Que no haya duda. Estados Unidos cumplirá sus compromisos. Siempre lo hacemos", expresó el martes Biden en Varsovia, Polonia, que comparte fronteras con Rusia y Ucrania.