San Diego: Ex detective se declara culpable

Un investigador retirado de la policía se convirtió el martes en la primera persona en declararse culpable en un escándalo de financiación de campaña que alega que un empresario mexicano donó ilegalmente más de medio millón de dólares a políticos de San Diego.

Ernesto Encinas, de 58 años, se declaró culpable de cargos federales de confabulación para delinquir y de hacer declaraciones de impuestos falsas. Encinas enfrenta un máximo de ocho años de prisión cuando sea sentenciado el 9 de junio.

El hombre, que se retiró en 2009 de la Policía de San Diego tras 31 años de servicios, es una figura clave por su papel como jefe de seguridad del empresario mexicano José Susumo Azano, la supuesta fuente de las contribuciones ilegales. La declaración de culpabilidad de Encinas incluye una sección de nueve páginas en la que apoya la principal alegación de la fiscalía contra Azano y admite haber tenido un papel clave en ocultar las donaciones.

Azano y otras dos personas --Ravneet Singh, asesor político de Washington, y Marco Polo Cortés, cabildero de San Diego-- se han declarado inocentes de participar en un plan en que según los fiscales Azano ocultó donaciones a comités independientes que se oponían a cuatro candidatos a alcalde y al Congreso en 2012 y 2013. Los fiscales no han identificado a los candidatos.

Las leyes federales prohíben que un extranjero done dinero a la campaña política de aspirantes a cargos federales, estatales o locales.

Jeremy Warren, abogado de Encinas, declinó decir si su cliente cooperará contra los otros acusados. Warren dijo que tiene confianza en que su cliente no tenga que ir a prisión.

Azano dirige Grupo Azano SA, un conglomerado de compañías de la construcción y seguridad con sede en Guadalajara, México, y vive en el acaudalado suburbio de Coronado, en San Diego. Azano se especializa en equipos de escuchas electrónicas y según los fiscales viaja a México, Brasil, Arabia Saudí, Singapur y otros países por razones de trabajo.