Argentina: juicio por tragedia ferroviaria

Dos ex secretarios de transporte del gobierno de Cristina Fernández, los dueños de la empresa que controlaba el servicio de ferrocarril y un maquinista están entre los 29 acusados en el juicio que comenzó el martes para determinar los responsables de uno de los más trágicos accidentes de tren en la historia del país.

El incidente, ocurrido en febrero de 2012, dejó 51 muertos y 800 heridos.

Ricardo Jaime (2003-2009) y su sucesor Juan Pablo Schiavi, a cargo del área cuando un ferrocarril chocó contra la cabecera de la estación Once, son juzgados por el delito de estrado culposo y defraudación.

Los abogados querellantes consideran que ambos ex funcionarios tienen responsabilidad en la tragedia como cómplices del deterioro del servicio de trenes de la línea Sarmiento, en ese entonces controlado por una sociedad mixta entre privados y el Estado, pese a los millones de pesos destinados en concepto de subsidios.

Mismos cargos enfrentan los dueños de la empresa Trenes de Buenos Aires, concesionaria del servicio.

También es juzgado el maquinista Marcos Córdoba por el delito de estrago culposo. Dos pericias determinaron que los frenos de la máquina funcionaban, sin embargo el conductor señaló que no se activaron.

Se espera que el juicio dure al menos un año, durante el cual brindarán su testimonio 350 citados.

Miles de personas viajan a diario por los ferrocarriles que unen la capital con los suburbios. Pese a su privatización en la década de 1990, el servicio se fue deteriorando y en la última década se produjeron al menos media docena de accidentes.