Suben los precios al por menor en EEUU

El abaratamiento de la energía mantuvo en línea el mes pasado los precios a nivel consumidor en Estados Unidos, pese al notable aumento en el costo de la alimentación, último indicio de una inflación baja.

El índice de precios al consumidor subió en febrero un 0,1%, igualando la cifra de enero, anuncio el martes el Departamento de Trabajo. En los últimos 12 meses, los precios han aumentado un 1,1%, frente a un 1,6% en enero y el menor salto anual en cinco meses.

Con la exclusión de las categorías de los alimentos y la energía, la inflación subyacente aumentó un 0,1% el mes pasado al 1,6% el último año.

Los precios de la energía bajaron un 0,5% debido a que el abaratamiento de la gasolina y la electricidad compensó el encarecimiento del gas natural y el combustible de calefacción. La ropa y los coches usados también fueron más baratos el mes pasado.

Empero, los consumidores sufrieron un castigo en los supermercados al aumentar el precio de los alimentos un 0,4%, la mayor cifra en casi dos años y medio. El de la carne vacuna aumentó un 4% en febrero, la mayor cifra en más de 10 años, ya que la sequía ha encarecido el forraje para el ganado. La leche, el queso y otros productos lácteos también aumentaron.

La caída del índice de inflación anual al 1,1% tiene lugar cuando la Reserva Federal inicia una reunión de dos días, la primera bajo su nueva presidenta Janet Yellen.

La Fed intenta desacelerar parte del estímulo. Compra mensualmente bonos por unos 65.000 millones de dólares, frente a 75.000 millones en enero y 85.000 millones el año pasado, a fin de abaratar los intereses a largo plazo y fomentar el gasto y en endeudamiento crediticio.

La Fed seguramente anunciará el miércoles otra reducción de 10.000 millones de dólares.