Chile: Niños no acuden a clases tras fuerte sismo

Un gran número de niños no acudió a clases en la región costera del norte de Chile mientras las réplicas seguían remeciendo el área un día después de que se registrara un sismo de magnitud 6,7, el cual obligó a las autoridades a realizar breves evacuaciones ante el temor de un tsunami.

Más de 100 réplicas, incluyendo un temblor de magnitud 6,2 del domingo por la noche, se han registrado desde que el fuerte sismo azotara cerca de la costa la tarde del domingo, informó el Servicio Geológico de Estados Unidos.

La mayoría de las réplicas fueron imperceptibles, pero varias inquietaron a los habitantes de las poblaciones costeras del norte de Chile, lo que ocasionó que algunas personas durmieran en sus vehículos o al aire libre.

El terremoto inicial sólo causó daños menores, si bien funcionarios evacuaron brevemente a más de 100.000 personas de zonas costeras.

Funcionarios de educación en la región de Tarapacá dijeron que cerca del 60% de los estudiantes no acudió a clases el lunes.

"Somos un país sísmico, tenemos que volver a la normalidad, tenemos que seguir trabajando, la gente tiene que volver a los colegios", dijo Ricardo Toro, director nacional de la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) de Chile, al exhortar a la gente a que regresara a sus actividades normales.

Chile es uno de los países más propensos a terremotos del mundo.

El 27 de febrero de 2010, cuando faltaban pocos días para que la presidenta Michelle Bachelet culminara su primer mandato (2006-2010), un terremoto de magnitud 8,8 y un posterior tsunami azotaron al país. Ese sismo y el tsunami que ocasionó cobraron más de 500 vidas, destruyeron 220.000 viviendas y se llevaron muelles y complejos turísticos a la orilla del mar, lo que costó a Chile 30.000 millones de dólares, o 18% del producto interno bruto anual.

El terremoto más fuerte registrado en el mundo también ocurrió en Chile, en 1960, con una magnitud de 9,5 y un saldo de 5.000 fallecidos.