Hallan tres cadáveres en puerto colombiano

Los cadáveres de tres personas, dos de ellos desmembrados, fueron hallados por las autoridades en una violenta población portuaria del Pacífico colombiano donde no cesan las denuncias de crímenes por parte de grupos armados ilegales, informó el lunes la policía.

Debido a los fuertes olores la comunidad hizo la denuncia el sábado pasado a la policía, que al llegar a una barriada de Buenaventura, en el departamento de Valle del Cauca, unos 350 kilómetros al suroeste de Bogotá, encontró en un hueco y tapados con apenas unos 50 centímetros de tierra los cadáveres mutilados de un hombre y una mujer, identificados como Davinson Rendón, de 24 años, y Gloria Brando, de 35 años.

"Se encontraban totalmente desmembrados, brazos, piernas y tronco, cabeza, todos cortados", dijo en la jornada en diálogo telefónico el coronel José Miguel Correa, comandante de la policía en Buenaventura. Fueron identificados porque sus rostros no fueron mutilados y familiares los identificaron tras darlos por desaparecidos desde el pasado 11 de marzo, cuando fueron vistos por última vez en un local compartiendo algunos tragos, explicó el oficial.

El mismo sábado más tarde y a las afueras de Buenaventura, puerto sobre el Pacífico colombiano, la policía encontró un tercer cadáver, el de Carlos Alberto González, de 38 años, con un tiro en la cabeza, añadió el oficial.

Correa dijo que hasta ahora carecen de indicios que vinculen a las tres víctimas con algunas de las dos bandas que operan en la zona de Buenaventura --Los Urabeños y La Empresa-- a las que se atribuyen una seria de homicidios, al menos 57 en lo que va del año.

La Defensoría del Pueblo ya había advertido en un informe a inicios de año la grave situación de orden público en Buenaventura, donde se registraron en total 187 asesinados en el 2013, comparados con los 150 del 2012 y los 135 del 2011.

En lo que va de este año se han reportado por lo menos 11 casos de cadáveres encontrados mutilados o desmembrados, incluyendo los de mujeres y menores de edad, de acuerdo con datos de la Defensoría y de la policía.

Debido a ese auge de la criminalidad, que incluye el cobro de extorsiones y la desaparición de personas, la comunidad de Buenaventura, con unos 500.000 habitantes, cumplió el pasado 12 de marzo una jornada de paro cívico en la que al menos 4.500 comercios cerraron sus puertas por un día en un intento de llamar la atención de las autoridades.

El gobierno del presidente Juan Manuel Santos ha reforzado la presencia policial y de la Armada en la zona, mientras se ha comprometido con una serie de planes de obras de infraestructura, incluyendo un colegio y alcantarillado, así como entrega de casas gratis para los sectores más pobres.