Ex candidato presidencial egipcio denuncia "farsa"

Un ex candidato presidencial allegado a los movimientos juveniles de Egipto anunció el domingo que no participará en las próximas elecciones presidenciales, tras calificarlas de una "farsa" preparada para favorecer al poderoso jefe de las fuerzas armadas.

Jaled Alí, activista laboral en tiempos del presidente Hosni Mubarak, cree que los comicios de abril favorecerán solamente a un candidato. Aunque no mencionó directamente al mariscal de campo Abdul Fatá el Sisi, que seguramente se postulará y ganará las elecciones, los comentarios de Alí fueron dirigidos al ministro de defensa.

Alí agregó que las instituciones y los medios de comunicación del estado están dirigidos hacia la casi segura postulación de El Sisi, minando las posibilidades de una liza justa con cualquier otro candidato.

"Detenga este teatro de marionetas que ha iniciado usted", dijo Alí a los periodistas.

"No estamos en contra de la candidatura de un ex líder militar, los militares que respetamos, pero aléjese del ejército por un año y deje que los medios de comunicación y la gente lo traten como un ser humano, uno que actúa como un humano, que puede cometer errores y hacer cosas acertadas y ser criticado", agregó.

Alí ganó fama entre los grupos juveniles izquierdistas que lideraron la campaña contra Mubarak. Sin embargo, salió séptimo en los comicios de 2012, acaparando solamente el 0,6% de los 23 millones de votos depositados.

No se ha fijado la fecha de las elecciones, pero se espera en abril. Tendrá lugar después que El Sisi encabezó las fuerzas armadas en el derrocamiento del presidente islámico Mohamed Morsi, el primer mandatario egipcio salido de las urnas, en julio. Desde entonces, las autoridades han reprimido a los partidarios de Morsi, mayormente islámicos, que piden su restauración.

El sábado, varios individuos atacaron un retén militar en las afueras de El Cairo y mataron a seis soldados.

En sus comentarios del domingo, Alí criticó además al actual gobierno egipcio por detener a los miembros de la oposición y silenciar las opiniones disidentes.

"Nuestras demandas no son contra los militares, son contra la avaricia personal de poder de usted, no contra los militares", dijo Alí.