Mapuches chilenos exigen salida de policías

Comunidades mapuches en conflicto con el Estado chileno por la recuperación de las que denominan sus tierras ancestrales, exigieron la salida inmediata del fuerte contingente policial apostado en la zona, en el sur del país.

Jorge Huenchullán, vocero de la comunidad autónoma Temucuicui, ubicada en la llamada "zona roja" del conflicto, valoró la disposición al diálogo del nuevo gobierno de Michelle Bachelet, que envió al intendente (gobernador) de La Araucanía, Francisco Huenchumilla, a conversar con las comunidades, ubicadas 670 kilómetros al sur de Santiago.

Añadió que se abordó la reivindicación territorial de aproximadamente 2.000 hectáreas y se exigió "la retirada inmediata de la policía de aquí de la zona".

Huenchullán aseguró que las comunidades dieron al gobierno un plazo máximo de 15 días para dar respuestas a sus solicitudes, de lo contrario, seguirán "luchando como hasta el momento".

Precisó que en la cita también "se trataron la forma que tiene el Gobierno de operar de ahora en adelante con los mapuches, cuál es el mandato presidencial que tiene Michelle Bachelet, de qué forma va a enfrentar las demandas de tierra de las comunidades mapuches en especial de Temucuicui".

Huenchumilla, que recién asumió como gobernador, viajó el sábado a Ercilla a días de pedir perdón públicamente al pueblo mapuche "por el despojo que el Estado de Chile le hizo de sus tierras".

La postura del nuevo gobierno supone un giro desde la política indígena del primer mandato de Bachelet, quien en su anterior administración (2006-2010) recurrió en cuatro ocasiones a la Ley Antiterrorista, una polémica normativa que se aplica casi exclusivamente al pueblo mapuche.

En una entrevista al diario El Mercurio, publicada el domingo, Bachelet aseguró que el perdón de Huenchumilla "representa el sentido del nuevo trato que queremos con nuestros pueblos originarios".

Aseguró que "cuando uno ve que la pobreza está concentrada ahí, es que tenemos que hacer mucho más por ellos".