Sospechoso libio se desvincula de ataque a EEUU

Un ex comandante de una milicia libia negó el miércoles cargos presentados en un tribunal federal de Estados Unidos que le acusan de estar involucrado en el ataque que mató al embajador estadounidense y otros tres norteamericanos en el consulado en Bengasi en el 2012.

Ahmed Abu Khattala dijo a The Associated Press que no estaba escondido, ni había sido interrogado por las autoridades libias por el ataque del 11 de septiembre del 2012 contra el consulado. Ese ataque mató al embajador estadounidense en Libia Chris Stevens y desató una serie de investigaciones propuestas por los republicanos en el Congreso sobre el incidente.

Khattala ha negado reiteradamente haber estado involucrado en el ataque, y lo negó de nuevo el miércoles en una entrevista telefónica con la AP.

"Soy un ciudadano libio y el gobierno estadounidense no tiene nada que ver conmigo", dijo. "Estoy en mi ciudad, llevando una vida normal y no tengo problemas y si quieren hacer una pesquisa, deben ponerse en contacto con las autoridades libias".

Funcionarios en Estados Unidos dicen que Khattala y otros son nombrados en una querella sellada presentada en un tribunal federal en Washington. No estaba claro qué cargos enfrentan Khattala y los otros. El Ministerio de Justicia libio declinó comentar el miércoles.

Khattala fue el comandante de una milicia islámica libia llamada Abu Obaida Bin Jarrah. Sin embargo, el miércoles dijo que había dejado la milicia y estaba trabajando como un contratista de construcción.

La noche del ataque, un grupo de personas irrumpió a la fuerza en el consulado e incendió el edificio. Funcionarios estadounidenses han dicho que agentes de seguridad norteamericanos fueron atacados a tiros cuando se vieron obligados a escapar del lugar contra el tránsito.

Un testigo libio entrevistado tras el ataque dijo a la AP que Khattala estaba presente en el complejo diplomático y dirigió a los milicianos. UN reportero de la AP vio además una fotografía de un hombre con cabello largo y la indumentaria estilo afgano usada por muchos extremistas. Residentes de Bengasi identificaron al hombre como Khattala.

La AP reportó en mayo que funcionarios estadounidenses habían identificado a cinco hombres como posibles responsables del ataque. Los sospechosos no fueron nombrados públicamente, pero el FBI publicó las fotos de tres de los cinco sospechosos, y le pidió al público más información sobre los hombres.

Las imágenes fueron capturadas por cámaras de seguridad en el consulado durante el ataque, pero al FBI le tomó semanas estudiarlas. Se piensa que los hombres son miembros de Ansar al-Shariah, el grupo extremista libio algunos de cuyos miembros fueron vistos cerca del edificio antes del ataque.