EEUU: Persona detenida muere de sobredosis

Un estadounidense murió de una sobredosis de metanfetaminas mientras estaba detenido en una estación de la Patrulla Fronteriza cerca de San Diego después de que un paramédico en el lugar creyera que fingía un ataque, según la autopsia.

Steven Brian Keith, de 58 años, falleció el 25 de diciembre, siete horas después de que lo pararan en un puesto de control de la Patrulla Fronteriza en la interestatal 8 y lo arrestaran por posible posesión de drogas, dijo el viernes la oficina del médico forense en el condado de San Diego.

En el vehículo de Keith supuestamente fueron encontrados marihuana y una pipa con residuos de metanfetaminas.

La muerte de esta persona en la estación Campo, a unos 96 kilómetros (60 millas) al este de San Diego, fue descrita como un accidente.

Keith, residente de Oakdale, California, que pasó tiempo considerable en Asia, se veía "nervioso y parecía física y mentalmente inestable durante la mayor parte del tiempo que estuvo detenido", dijo a los investigadores el agente de la Patrulla Fronteriza, Matt Grosset, según el informe.

Keith pataleaba en su celda privada y se cayó hacia atrás, cuando al parecer golpeó su cabeza contra una banca de concreto.

Una gente que lo revisó después de la caída conversó con él varios minutos, expresó Grosset. Casi entre una hora y media y dos horas después, los agentes advirtieron que se movía menos y hablaron a un paramédico del lugar, quien pensó que Keith podría estar fingiendo alguna lesión.

El paramédico decidió que Keith permaneciera en la celda, pero se preocupó cuando lo observó en un video durante cuatro o cinco minutos. Las autoridades regresaron, pero ya no reaccionó y fueron incapaces de resucitarlo.

El jefe policial adjunto del condado de San Diego, Héctor Fuentes, dijo a los investigadores que Keith fue visto en la cámara con "actividad similar a la de un ataque". El paramédico en el lugar había concluido que esa persona fingía un ataque, señaló Fuentes.

Mitra Ebadolahi, abogada de la Asociación Nacional para la Defensa de los Derechos Civiles (ACLU por sus siglas en inglés) en los condados de San Diego e Imperial, dijo que la autopsia plantea interrogantes preocupantes.

"Al margen de la posible influencia de las drogas en la muerte del señor Keith, ¿por qué pasó mucho tiempo antes de que esa persona fuera evaluada por un profesional médico mientras estuvo detenida (con la Patrulla Fronteriza)? ¿Por qué no se proporcionó al señor Keith asistencia o evaluación médica desde el principio de su detención ante su conducta notablemente inusual?", preguntó la abogada.

La Patrulla Fronteriza está bajo un escrutinio cada vez mayor por su uso de la fuerza, en particular contra quienes lanzan piedras y contra asaltantes en vehículos. La semana pasada, el jefe de la Patrulla Fronteriza, Michael Fisher, exhortó a los agentes a que procedan con moderación.