Sindicato de aeropuerto de LA quiere capacitación

Miles de trabajadores del Aeropuerto Internacional de Los Angeles (LAX) no supieron qué hacer cuando un hombre armado con una pistola realizó disparos en una terminal el año pasado porque no estaban debidamente capacitados para enfrentar la emergencia, según un informe del sindicato.

Miembros del sindicato SEIU United Service Workers West --que incluye a maleteros, asistentes a viajeros en sillas de ruedas y empleados de limpieza-- no estaban preparados para una evacuación, recibieron información confusa y esencialmente tuvieron que arreglárselas por su cuenta durante el caos, mientras los asustados pasajeros 1ue huían corrieron hacia la pista o se lanzaban a las bandas transportadoras de equipajes. Algunos pasajeros en sillas de ruedas fueron abandonados durante el ataque el 1 de noviembre, que le costó la vida a un agente de origen salvadoreño de la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA) y lesiones a tres personas.

Muchos asuntos planteados en el informe y por el propio aeropuerto fueron identificados como deficiencias en 2001 por un panel de expertos convocado por el entonces alcalde para revisar la seguridad pública en el LAX. La organización Los Angeles World Airports comenzó a readecuar los planes de emergencia, que debían haberse completado el verano pasado. Pero en junio la comisión del aeropuerto otorgó al contratista 18 meses más de plazo.

Nancy Castles, vocera del LAX, dijo en un correo electrónico que se discutirá incluir a toda la comunidad del aeropuerto en esfuerzos de respuesta a emergencias.

Peter Goelz, ex director administrativo de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) y asesor de seguridad y protección, dijo que la falta de planeación coordinada durante una emergencia puede ser una "falla fatal" que pone en peligro al público y trabajadores.

"La industria aeronáutica y aeropuertos en particular han gastado cientos de millones de dólares desde el 11 de septiembre de 2001 en preparación y actualización en respuesta a emergencias, y la realidad para los trabajadores de servicio de aeropuertos es que siempre son los últimos a quienes se toma en cuenta, a pesar de que tienen el contacto más directo con los pasajeros", dijo Goelz, quien no participó en la redacción del informe.

El informe, del que la AP consiguió una copia, es el más reciente que documenta problemas que surgieron cuando el atacante ingresó al aeropuerto con fusil y comenzó a disparar contra agentes de la TSA. El sindicato realizó el estudio después que el aeropuerto rechazó incluir a sus miembros en una revisión integral de la respuesta a la emergencia, que se publicará la próxima semana.