Radicales buscan defender a Ucrania de Rusia

Hace poco, los clientes que fueron de compras al centro de Kiev no tuvieron suerte: Una tienda de ropa y otra de teléfonos celulares estaban ocupadas por hombres vestidos de negro, con máscaras y chalecos antibalas. Cerca de ahí, fulanos del mismo grupo patrullando un hotel importante de Kiev, asustaban a los visitantes con sus bates de béisbol, armas y pasamontañas.

Varias semanas después de las movilizaciones que quitaron del poder al presidente ucraniano Viktor Yanukovych, un aliado de Rusia, cientos de miembros del grupo radical ultranacionalista Sector Derecha siguen recorriendo las calles y ocupando edificios en Kiev, mientras que algunos más radicales han tomado oficinas regionales de gobierno portando fusiles, acosando a burócratas e incluso golpeando a un fiscal.

El grupo, Sector Derecha, no se está conformando con controlar las calles: quieren el poder real en el gobierno.

Para lograrlo, Sector Derecha está intentando de convertirse en un partido político, y su líder Dmytro Yarosh quiere ser candidato presidencial en mayo.

Satanizados por la propaganda del estado ruso que los califica de fascistas y de lanzar ataques contra judíos y aquellos que hablan ruso, Sector Derecha ha sido usado por Moscú como la principal razón para enviar tropas a Crimea y advirtió sobre la necesidad de proteger a los que hablan ruso en el este.

Sin embargo, muchos aquí minimizan la importancia del grupo y la amenaza que éste representa. El grupo no ha recibido ningún puesto en el nuevo gobierno y los observadores dicen que tiene poca influencia o apoyo en las encuestas.

The Associated Press y otras organizaciones internacionales no han encontrado evidencia de delitos de intolerancia. Líderes judíos en Ucrania también han manifestado su apoyo a las protestas del Maidan y del nuevo gobierno que ha llegado al poder, mientras que algunos han servido en las unidades de defensa del Maidan junto con el Sector Derecho.

Sin embargo, la organización derechista todavía es un dolor de cabeza para el nuevo liderazgo ucraniano con su presencia armada en las calles, el comportamiento de algunos de sus integrantes, su retórica de extrema derecha y símbolos que algunos dicen que están inspirados en los nazis, mientras Kiev busca adoptar los valores occidentales e integrarse rápidamente con la Unión Europea.

Al mismo tiempo, el grupo se dice listo para aportar hombres valientemente patrióticos para repeler la incursión militar rusa. El grupo está reclutando voluntarios listos a pelear contra Rusia mientras la península de Crimea, ocupada por tropas rusas, se prepara para un referendo el domingo sobre si desea separarse de Ucrania y posiblemente unirse a Rusia.