Bolivia: indígenas bailan contra la exclusión

La policía desbarató el miércoles una manifestación de indígenas quechuas que, ataviados con ponchos multicolores y al ritmo de una danza ancestral de su pueblo, intentaron llegar al palacio presidencial para protestar por haber sido eliminados de las cifras finales de un censo de población.

Vestían su traje tradicional, una montera de cuero similar al casco de los colonizadores españoles, pantalones anchos hasta la canilla y abarcas de plataforma alta. Al son de quenas llegaron bailando su danza, el pujllay, pero la policía les impidió avanzar hasta la plaza Murillo sede de la presidencia y del Legislativo. No hubo detenidos pero los manifestantes fueron dispersados.

El lunes medio centenar de esos indígenas llamados yampara llegaron del sur hasta La Paz y se apostaron en las puertas del Ministerio de Planificación del Desarrollo para exigir una explicación de las autoridades.

"Yo mismo he conducido la camioneta para llevar a los empadronadores el día del censo y no nos explicamos por qué hemos sido eliminados de los resultados. Eso molesta a la nación yampara, hay una discriminación y queremos respuestas", dijo a The Associated Press Juan Guarayo, autoridad originaria de esa etnia que habita entre los departamentos sureños de Chuquisaca y Potosí.

Guarayo dijo que la ministra Viviana Caro les explicó que un "error técnico del sistema" informático los eliminó del recuento final, lo que será enmendado. "Nosotros no creemos. No sólo eso debe ser, hay una intención política", acotó el líder originario.

Los yampara, una etnia tradicional cuya danza es ícono turístico del país, no están mencionados entre los 36 pueblos originarios del Estado Plurinacional reconocidos por la constitución de 2009 porque fueron incluidos entre los quechuas.

Guarayo dice que los yampara son 7.000 y que desde la colonia han luchado por mantener su identidad, incluso contra el avasallamiento de otros pueblos indígenas.

El presidente Evo Morales rechazó la víspera una supuesta "manipulación de los resultados" desde el gobierno. Dijo que fue un error inducido por los medios de comunicación haber divulgado datos preliminares del censo en enero.

En la boleta censal se había preguntado a los bolivianos con cuál pueblo originario se identificaba.

El estatal Instituto Nacional de Estadística sorprendió el sábado al presentar las cifras del censo de población realizado hace un año con resultados diferentes a los datos que dio a conocer el propio Morales en enero en forma preliminar.

Esa vez el mandatario anunció que el departamento de Santa Cruz, ubicado en el oriente y reducto de la oposición, sobrepasó a La Paz en población; lo que generó movimientos en esa región para reclamar una redistribución de escaños en el Legislativo. Pero la cifra final entregada la semana pasada indica que La Paz sigue en primer lugar y Santa Cruz en segundo.

En Santa Cruz surgió un movimiento de indignados que protesta con caretas para reclamar una supuesta manipulación de las cifras, mientras las redes sociales se llenaron de ironías. Un mensaje en Facebook pedía un minuto de silencio por los "362.000 desaparecidos del censo" en Santa Cruz.