Norcorea descongela operaciones en parque Kaesong

Corea del Norte dijo el miércoles que levantó su prohibición de operaciones en un parque industrial operado conjuntamente con Corea del Sur y cerrado desde que Pyongyang sacó a sus 53.000 trabajadores en abril debido a las tensiones con Seúl, y los dos países acordaron reunirse la semana próxima para discutir el reinicio de actividades en el complejo.

El acuerdo revive esperanzas de que se reanude la producción en el complejo industrial de Kaesong, el último símbolo sobreviviente de un período previo de distensión. El parque industrial combina iniciativas, capital y tecnología sudcoreanas con la mano de obra barata de Corea del Norte. Fue además una rara fuente de divisas para Pyongyang, aunque el empobrecido país desestimó la idea de que necesita el dinero generado por Kaesong.

Corea del Norte dijo que va a levantar su suspensión de operaciones en el complejo, incluyendo restricciones a la entrada de los gerentes sudcoreanos. Pero los dos países deberán llegar a un acuerdo formal sobre sus divergencias antes de que pueda reanudarse la producción y las previas seis reuniones sobre la suerte del parque no lograron romper el estancamiento.

La declaración del Comité para la Reunificación Pacífica de Corea, el organismo norcoreano a cargo de los contactos con el sur, pareció aceptar una demanda que los negociadores sudcoreanos habían hecho en las sesiones: que Corea del Norte no va a cerrar unilateralmente el parque industrial, ubicado apenas al norte de la frontera, si aumentan de nuevo las tensiones bilaterales.

Antes de la declaración del miércoles, que Corea del Norte calificó de "atrevida y magnánima", existía intranquilidad en Seúl sobre la suerte de Kaesong. La declaración se produjo luego de 10 días de silencio por parte de Pyongyang sobre las demandas sudcoreanas de "negociaciones finales". Y llega apenas una hora después de que Corea del Sur dijese que iba a comenzar los pagos de seguros a 109 negocios sudcoreanos en Kaesong, lo que algunos consideraron un paso hacia el cierre del parque.

El Ministerio de Reunificación sudcoreano aceptó la propuesta del Norte de realizar conversaciones el 14 de agosto, un día después de un feriado en la península que celebra la independencia del dominio colonial de Japón, Seúl expresó esperanzas de que la reunión resuelva las diferencias sobre Kaesong.

Corea del Norte prohibió que los administradores sudcoreanos cruzasen la frontera para acudir a sus empleos en Kaesong y retiró sus trabajadores del parque industrial durante una serie de amenazas bélicas que hizo en marzo y abril, incluyendo promesas de ataques nucleares a Washington y Seúl. Pyongyang dijo entonces que estaba furioso por maniobras militares conjuntas estadounidense-sudcoreanas y sanciones de la ONU por el ensayo nuclear realizado por Corea del Norte en febrero.