Sánchez Cerén ¿a lo Mujica?

Hombre sencillo, curtido en la guerra de guerrilla pero que apostó a la democracia, el presidente electo Salvador Sánchez Cerén espera modelar su gestión en la del mandatario uruguayo José Mujica.

"Siempre nos ha dicho que admira a Mujica y a la señora presidenta de Brasil (Dilma Rousseff)", comentó Matías Gómez, quien votó por Sánchez Cerén. "Pero habla más de Mujica. Admira su humildad, su forma de ser, su forma de pensar, el que quiera ayudar a los más pobres. Eso quiere él para nuestro país".

Sánchez Cerén, un ex maestro de 69 años, ganó la presidencia en representación del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, tras superar por poco más de 6.000 votos al candidato derechista de ARENA Norman Quijano en una segunda vuelta electoral. Su condición de marxista y su pasado guerrillero hicieron que algunos pronosticasen un gobierno radical, más alineado con el del ex guerrillero sandinista Daniel Ortega, de Nicaragua, que con los gobiernos moderados de Mujica y Roussef, ambos también exguerrileros.

Pero muchos le creen cuando dice que actuará con prudencia, poniendo énfasis en los pobres.

"Lo han querido comparar con lo que hacen en otros países", declaró una vieja compañera de lucha, la diputada del Frente Lourdes Palacios. "Pero él es un eterno luchador, sus principios revolucionarios no han cambiado. Tiene claro que va a trabajar para todos los salvadoreños, pero los pobres, los más necesitados, son una prioridad en su gobierno", manifestó.

Agregó que quiere generar progreso "para todos, no para un grupo".

"El profe es una persona sencilla, lo conozco bien, es un hombre humilde, apegado a sus familia y que nunca ha sido ostentoso", dijo Pedro Escalante, un militante del Frente. "Fue vicepresidente y no cambió. Se viste sencillo, (no es) nada creído, trata a todos por igual".

Esa es una definición que bien podría aplicarse a Mujica, el ex guerrillero tupamaro de 78 años que gobierna Uruguay y que se ha hecho enormemente popular por su sencillez, su humanismo y su falta de rencor hacia sus viejos enemigos de la guerra.

Sánchez Cerén es un hombre jovial que se presenta a todas sus actividades oficiales acompañado de su esposa Rosa Margarita Villalta de Sánchez, a quien describe como su "compañera de toda la vida" y con la que tuvo cuatro hijos.

Dice que su esposa le "ha dado fuerzas para seguir en este camino para construir la democracia".

"Yo creo que será como Mujica", insistió Gómez. "No va a cambiar".

El presidente electo es el noveno de los 12 hijos de Alonso Antonio Sánchez y Dolores de Sánchez, él carpintero y ella dedicada a la venta de alimentos. Tuvo una infancia de mucho sacrificio, pero se graduó de maestro a los 19 años de edad.

Comenzó su vida revolucionaria defendiendo en las calles al gremio de educadores y luego se fue a la montaña para incorporarse a la guerrilla del FMLN, llegando a ser uno de sus cinco máximos líderes --el "comandante Leonel González"-- y uno de los firmantes de los acuerdos de paz de 1992 que pusieron fin a la guerra civil.

La derecha salvadoreña trató de pintarlo como un izquierdista radical que tratará de imponer un régimen al estilo del de Hugo Chávez en Venezuela.

Sánchez Cerén, no obstante, promete un gobierno moderado, en el que mantendrá los programas sociales que estableció el mandatario saliente Mauricio Funes, el primer candidato del FMLN que alcanzó la presidencia. A diferencia del presidente electo, Funes vino de afuera y nunca fue guerrillero.

En Sánchez Cerón, el FMLN tiene un "pura sangre", un hombre que está con el Frente desde la primera hora y que estuvo en el campo de batalla.

Pero que "no está anclado en el pasado", según dijo a The Associated Press Miguel Montenegro, de la Comisión de Derechos Humanos de El Salvador.

Y que cuando le preguntaron si intentaría seguir los pasos de Chávez, respondió que "el ejemplo a seguir es Mujica, porque trabaja en dos ejes: el desarrollo y la inversión social".

El diputado del Frente Orestes Ortez lo define como "un hombre con un gran espíritu unitario que trabajó para la cohesión del FMLN, (y) que siempre estuvo en favor de buscar la paz".

"Es buena gente, un profesor; no es un hombre rico, y creo que quiere ayudar al pueblo, más a los pobres, pero también dice que quiere trabajar con los empresarios", comentó Carlos Quintanilla, un comerciante de granos básicos de Santa Tecla, en la periferia de la capital que votó por el Frente.

"Tiene credibilidad porque es un es hombre de larga trayectoria de izquierda, se dice que es decente, aunque le señalan algunos problemas de la guerra", dijo el sociólogo y politólogo Antonio Martínez Uribe, de la Universidad Nacional de El Salvador.

Sánchez Cerón no encontró una aceptación generalizada en el Frente cuando lanzó su candidatura, pero poco a poco fue ganando adeptos. Dice que su éxito se basó en "una campaña limpia, una campaña de propuestas, sin ofensas, sin confrontaciones", con una estrategia de "visita casa por casa".

El nuevo presidente asumirá el mandato el 1 de junio y gobernará el país por cinco años.

------------------------

Siga a Marcos Alemán en Twitter: https://twitter.com/MAlemanAP