Papa Francisco: curas villeros no eran comunistas

En una inédita entrevista con motivo de cumplir su primer aniversario como pontífice, el papa Francisco rechazó la idea que los sacerdotes que trabajan con los pobres en "villas de miseria" pertenezcan a una iglesia de izquierda, lejos del conservadorismo vaticano.

"El trabajo de los curas en las villas de Buenos Aires no es ideológico, es apostólico, y por lo tanto forma parte de una misma iglesia. Los que piensan que es otra iglesia no entienden cómo se trabaja en la villa. Lo importante es el trabajo," dijo Francisco.

El pontífice concedió la entrevista a la radio comunitaria FM Bajo Flores, que transmite desde la Villa 1-11-14, una barriada al frente del estadio San Lorenzo.

Antes de ser elegido como papa, el entonces Jorge Mario Bergoglio, cardenal de Buenos Aires, nombró muchos curas destinados a trabajar en los barrios más humildes del capital de Argentina.

"Francisco es un papa 'villero', no es un cliché. Realmente él estuvo muy involucrado con la villa antes de ser elegido papa," dijo Eduardo Nájera a la Associated Press antes de la ceremonia.

Nájera es el director de la radio que entrevistó a Francisco hace 15 días en su residencia de Santa Marta en el Vaticano, en la primera entrevista concedida aun medio argentino, que se difundió este jueves en una gran pantalla en un centro comunitario de la villa.

Fue consultado sobre curas vinculado al Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo, como el padre Carlos Mujica, que fuera tildado de "comunista" y "subversivo", pero que rechazó la lucha armada. Fue asesinado en 1974, sin que el hecho fuera aclarecido.

"No eran comunistas. Eran grandes sacerdotes que luchaban por la vida," puntualizó el papa en la entrevista.

"Intentaron llevar la palabra de Dios para una pastoral con los marginados. Son sacerdotes que escuchaban al pueblo de Dios y luchaban por la justicia", enfatizó.

La entrevista fue recibida calurosamente por más de un centenar de residentes de la villa, donde Bergoglio frecuentemente llegaba solo, sin escoltas.

Agustina Mendoza, que ha vivido casi la mitad de sus 63 años en la villa, dijo al AP que Bergoglio tomó mate con ella en su casa.

"Yo sé que él se acuerda de mi sopa paraguaya. Me impactó su sencillez," explicó Mendoza.

"Era muy serio, y no se reía, y ahora se dá con todo el mundo. Francisco cubre todas las expectativas porque se dá con los jóvenes, con los niños y los ancianos."

El papa pasó el jueves retirado en el sur de Roma con cardenales y monseñores vaticanos. El Vaticano informó que planeaba sólo rezos y meditaciones.

Hace un año, cuando Francisco salió al balcón de la Basílica de San Pedro y se presentó ante el mundo, en lugar de dar la bendición a la multitud, pidió primero el "favor" de que los fieles lo bendijeran a él.

El jueves, conmemoró su primer aniversario con un sencillo tuit similar: "Por favor recen por mí".

Los argentinos preguntaron porque siempre pide que recen por él.

"Porque lo necesito. Lo que más me necesita es que el pueblo de Dios me sostenga", dijo el pontífice.

---

Los periodistas de AP Nicole Winfield en el Vaticano y Michael Warren en Buenos Aires contribuyeron a esta nota.