Mueren dos durante protestas en Turquía

El primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan censuró el jueves las protestas que provocaron la muerte de un adolescente a manos de la policía por considerarlas un intento por crear caos e influir en las próximas elecciones.

El muchacho de 15 años, Berkin Elvan, murió el martes, nueve meses después de que resultó herido por una cápsula de gas lacrimógeno de la policía y cayó en coma durante manifestaciones antigubernamentales. El chico fue alcanzado cuando caminaba a una panadería para comprar pan y no participaba en las protestas.

El miércoles se produjeron enfrentamientos en Estambul y varias ciudades después que decenas de miles de personas participaron en una procesión fúnebre en Estambul por Evan, que se ha convertido en un símbolo de la resistencia civil en Turquía. Las autoridades dijeron que por lo menos murieron dos personas.

Turquía efectuará votaciones locales el 30 de marzo y Erdogan ha admitido que los resultados serán un pronunciamiento sobre su gobierno.

En un acto proselitista en la ciudad sureña de Mersin, Erdogan censuró el jueves las protestas por Evan.

"Esta gente no tiene nada que ver con la democracia ni la libertad", afirmó. "Prevén el resultado de las elecciones y piensan si podrán lograr algo por medio del caos".

El miércoles por la noche, la policía usó gases lacrimógenos y cañones de agua para dispersar a los grupos que trataban de llegar a una plaza principal de Estambul. Asimismo la oficina del gobernador de la ciudad dijo que murió un hombre de 22 años y otras dos personas resultaron heridas en choques entre jóvenes partidarios y opositores del gobierno.

El muerto, Burak Can Karamoglu, fue abatido por un balazo en la cabeza, según el informe preliminar de la autopsia citado por la agencia informativa oficial Anadolu.

El jueves, unas 2.000 personas convergieron en un vecindario de Estambul para protestar por la muerte de Karamanoglu.

En la ciudad oriental de Tunceli, el gobernador dijo que un policía murió el miércoles de un ataque cardíaco durante choques con manifestantes antigubernamentales. Las autoridades negaron que los gases lacrimógenos policiales le hubiesen causado el ataque e insistieron en que el agente no estuvo expuesto a los gases.

Las dos muertes elevan a por lo menos diez el número de fatalidades por las protestas en Turquía desde mayo.