Hong Kong: Confiscan cargamento ilegal de marfil

Las autoridades aduanales de Hong Kong confiscaron un cargamento ilegal de marfil, cuernos de rinoceronte y pieles de leopardo valorado en 5,3 millones de dólares, en la segunda confiscación grande este mes de productos de especies en peligro en el país.

Es además la más reciente en una serie de confiscaciones grandes de marfil en el último año en la ciudad del sur de China.

Tras recibir un informe de un funcionario de aduanas de China, autoridades en el puerto de Hong Kong confiscaron 1.120 colmillos de elefante, 13 cuernos de rinocerontes y cinco pieles de leopardo, con un peso total de 2.266 kilogramos (4.997 libras), dijo Vincent Wong, jefe del comando marítimo y de puertos del servicio de aduanas.

Los productos fueron hallados el martes en 21 cajones en un contenedor lleno de madera procedente de Nigeria, dijo. Wong agregó que el embarque cambió de barco en Shanghai antes de llegar a Hong Kong, pero no pensaba que la ex colonia británica fuera el destino final.

Activistas defensores de la fauna dicen que creciente presencia de China en África es la causa de un incremento sin precedentes de la caza de elefantes para obtener sus colmillos, que se piensa son contrabandeados a China y Tailandia para crear adornos de marfil.

De acuerdo con CITES, el organismo internacional que monitorea especies en peligro, el comercio ilegal de marfil ha crecido a más del doble desde el 2007.

El marfil puede cotizarse hasta 2.000 dólares por kilogramo (910 dólares por libra) en el mercado negro y más de 50.000 por un colmillo entero.

El mes pasado, más de dos toneladas de colmillos de elefantes valorados en 2,25 millones de dólares fueron descubiertos en un contenedor procedente de Togo en Hong Kong, en lo que las autoridades dijeron fue la mayor confiscación de marfil en la ciudad desde el 2010. En enero, funcionarios confiscaron un cargamento de marfil valorado en 1,4 millones de dólares procedente de Kenia, lo que siguió a dos grandes confiscaciones a finales del año pasado.

Nadie ha sido arrestado.

Bajo las leyes de Hong Kong, una persona declarada culpable de comerciar productos de especies en peligro enfrenta hasta dos años de prisión y una multa de 645.000 dólares.