ONU: Detener ataques en sitios culturales sirios

Naciones Unidas advirtió el miércoles que antiguos sitios cristianos y musulmanes en Siria están bajo ataque, y exigió un alto al fuego inmediato para detener la destrucción del patrimonio cultural del país.

El secretario general de la ONU Ban Ki-moon, la directora general de la UNESCO Irina Bokova y el mediador conjunto del organismo internacional y la Liga Árabe para Siria, Lakhdar Brahimi, emitieron un comunicado conjunto citando "reportes alarmantes" de que el patrimonio cultural sirio está siendo blanco de ataques deliberados por razones ideológicas.

"Representaciones humanas en arte están siendo destruidas por grupos extremistas que intentan erradicar testimonios singulares de la rica diversidad cultural de Siria", dijeron los funcionarios. "Sitios arqueológicos están siendo saqueados sistemáticamente y el tráfico ilegal de objetos culturales ha alcanzado niveles sin precedente".

Los funcionarios condenaron el uso de sitios culturales para propósitos militares y realizaron un llamado a todas las partes en el conflicto que lleva tres años a que acaten las obligaciones internacionales de proteger la propiedad cultural.

Seis sitios en Siria han sido designados como Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, y los funcionarios señalaron que algunos han sufrido "daño considerable y en ocasiones irreversible".

Dijeron que cuatro sitios considerados patrimonio mundial están siendo utilizados para propósitos militares o han sido transformados en campos de batalla: Sitio de Palmira, un centro cultural del mundo antiguo; Crac de los Caballeros cerca de la frontera libanesa, uno de los más importantes castillos militares en la historia, el cual fue construido entre los siglos XI y XIII; Iglesia de San Simeón en el norte de Siria; y Alepo, una de las ciudades más antiguas que ha estado habitada continuamente, y su ciudadela.

"La destrucción de tales patrimonios preciosos afecta gravemente la identidad e historia del pueblo sirio y toda la humanidad, dañando el cimientos de la sociedad durante muchos años", agregaron los funcionarios.

Manifestaron que los esfuerzos para salvar la cultura de Siria deben ser parte de acciones más amplias para terminar la violencia y promover la paz.

"Destruir el patrimonio del pasado roba a generaciones futuras un poderoso legado, profundiza odio y desesperanza, y socava todos los intentos para fomentar la reconciliación", enfatizaron. "La protección del patrimonio cultural, tanto tangible como intangible, es inseparable de la protección de vidas humanas, y debería ser una parte integral de los esfuerzos humanitarios y de construcción de la paz".