Bachelet cumplirá programa pese a desaceleración

La presidenta chilena Michelle Bachelet aseguró el miércoles que debido a la desaceleración económica que atraviesa el país tendrá que hacer un gran esfuerzo para cumplir sus ambiciosas promesas de campaña, entre ellas un cambio estructural en la educación.

En su primera rueda de prensa formal, la mandataria sostuvo que el actual panorama económico implica que "vamos a tener que hacer un tremendo esfuerzo, de mucha responsabilidad fiscal, para cumplir con lo que hemos dicho" y que se harán reasignaciones presupuestarias si es necesario pese a que "el presupuesto es precario".

Las principales reformas planteadas por Bachelet, que inició la víspera su segundo mandato presidencial, son una reforma tributaria para financiar cambios estructurales en la educación pública -que prometió que será gratuita y de calidad- y una nueva constitución.

Durante su campaña electoral también prometió impulsar durante sus primeros 100 días en el gobierno un listado de 50 medidas que incluyen otorgar el rango de ministro al encargado de tratar los problemas indígenas, crear un Ministerio de la Mujer y difundir una agenda para resolver la crisis energética que frena inversiones, especialmente mineras, en el país que es el mayor productor mundial de cobre. También adelantó que va a promocionar medidas para disminuir la desigualdad en las relaciones entre empresarios y trabajadores y potenciar la negociación colectiva.

El programa de Bachelet implica una inversión de 15.000 millones de dólares de los cuales 8.200 provendrían de una reforma tributaria para alzar gradualmente el impuesto a las empresas de 20% a 25% en cinco años, del combate a la evasión de impuestos y del fin de un sistema que permite al empresariado no pagar por las utilidades que no retira de sus compañías.

Bachelet admitió que al asumir encontró "una situación económica menos auspiciosa de lo que le tocó al gobierno anterior y de lo que probablemente quisiéramos, sin embargo, no es algo que nos llene de sorpresas, porque la desaceleración de la economía viene del primer trimestre del año pasado, antes siquiera de que yo fuera candidata".

Añadió que la desaceleración de la economía chilena se explica en la caída en el precio internacional del cobre.

"Creemos que la verdadera amenaza de Chile es no hacer las reformas que nos estamos planteando. Lo vamos a hacer como siempre: de una manera seria, responsable, pero cumpliendo con el mandato de la ciudadanía", que la eligió con 62,2% de los votos en los comicios de diciembre.