Menos ataques de aviones robot de EEUU en Pakistán

El número de ataques con aviones teledirigidos estadounidenses en Pakistán disminuyó el año pasado debido a la creciente preocupación por evitar muertes de civiles, pero la cifra de bajas en la vecina Afganistán sigue subiendo, afirmó el miércoles el investigador especial de las Naciones Unidas sobre antiterrorismo.

Ben Emmerson dijo que por primera vez en nueve años no se reportó en el 2013 la muerte de un solo civil en el área semiautónoma de Pakistán a lo largo de la frontera de 2.600 kilómetros (1.600 millas) con Afganistán, donde operan grupos milicianos.

El relator especial de la ONU, un abogado británico que reporta al Consejo de Derechos Humanos de 47 naciones y la Asamblea General de la ONU, dijo a la prensa en Ginebra que ha habido una disminución muy significativa del uso de aviones teledirigidos estadounidenses en esa región de Pakistán, 27 el año pasado en comparación con el máximo de 128 en el 2010.

Pero agregó que el panorama es sombrío en Afganistán, donde aumentaron los ataques y las muertes de civiles. En Afganistán, precisó, el número de bajas civiles por dichos ataques aumentó el año pasado a 45 muertos y 14 heridos, el triple del 2012.

Emerson agregó que Yemen ha padecido unas 500 bajas civiles a causa de ataques teledirigidos desde el 2009, en gran medida debido a la imprecisión de los disparos.

Afirmó que no tendría por qué ser así.

"En principio, por lo menos, la tecnología que permite a los comandantes militares observar un blanco 24 horas al día casi en tiempo real es capaz de reducir esos riesgos", agregó. "Pero eso depende de una combinación de formas diferentes de espionaje... y de que se tomen decisiones operativas responsables".

Antes de su conferencia de prensa, Emmerson reportó al consejo, con sede en Ginebra, sobre las bajas civiles causadas por los ataques con aviones teledirigidos, en su mayoría lanzados por Estados Unidos, y reclamó investigaciones más independientes.

El relator aludió a unos 30 ataques que produjeron bajas civiles cometidos por fuerzas de Estados Unidos, Gran Bretaña e Israel en Afganistán, Gaza, Pakistán, Somalia y Yemen.

Agregó que los militares estadounidenses han reducido la frecuencia de los ataques teledirigidos limitándolos a blancos de alto valor debido a las críticas crecientes en Pakistán y otros países.