Amnistía observa a Bolivia por incumplimiento

Amnistía Internacional informó que Bolivia hizo poco para acabar con la impunidad, investigar sobre los desaparecidos y resarcir a las víctimas de 30 años de dictaduras militares que gobernaron el país.

Con el título "No me borren de la historia", el informe del organismo llamó al gobierno de Evo Morales a no condenar al olvido esas violaciones "porque pone en riesgo que esos delitos nunca más vuelvan a ocurrir", dijo The Associated Press desde Londres María José Eva Parada, investigadora de la organización.

En comparación con las chilenas y argentinas, las víctimas bolivianas han sido olvidadas porque ninguna comisión de la verdad pudo investigar torturas, desapariciones y ejecuciones extrajudiciales por falta de presupuesto y muchos casos que llegaron a la justicia quedaron impunes con excepción de unos pocos como la condena a 30 años del expresidente general Luis García Mesa, el último de los dictadores y preso desde hace 19 años, dijo la investigadora.

A Morales -octavo presidente desde el retorno a la democracia en 1982 -le tocó cumplir con una ley de resarcimiento a víctimas y familiares aprobada 10 años atrás, pero también tuvo tropiezos.

Según Parada, el gobierno redujo considerablemente el monto del resarcimiento desde un equivalente de 7.100 dólares aproximadamente como único pago cuando la ley anterior fijaba hasta 35.000 dólares.

De 6.000 pedidos de resarcimiento, menos de un tercio calificaron debido a estrictos requisitos, rigidez de plazos y falta de información, según Amnistía Internacional.

En referencia al informe, Morales dijo el miércoles que no comparte las indemnizaciones del Estado. "Yo también he luchado, pero no para que el Estado me indemnice. Luché por la patria, no por la plata... hay muchos vivos que quieren entrar a las listas", dijo en referencia a sus años de líder sindical cuando resistió los planes de erradicación de la coca.

Los que resultaron marginados de las indemnizaciones iniciaron una larga protesta con un campamento frente al Ministerio de Justicia, que este jueves cumplirá dos años, para reclamar una reapertura de listas.

El Ministerio de Justicia ha dicho que el proceso de calificación ha concluido. Amnistía Internacional llamó al gobierno a "reabrir el proceso o buscar algún otro mecanismo de reparación". De no hacerlo, Bolivia estaría incumpliendo obligaciones internacionales, dijo Parada.

Las recomendaciones de Amnistía Internacional son coincidentes con el informe que el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas aprobó el año pasado.

Entre 1964 y 1982, más de 150 personas desaparecieron de manera forzada, al menos 200 fueron ejecutadas, cerca de 5.000 sufrieron detención arbitraria y miles fueron obligados a exiliarse, según Amnistía Internacional.

Morales prometió investigar esa etapa de la historia, pero hace un tiempo dijo que no pudo avanzar porque los archivos militares desaparecieron.