Militares nigerianos dicen ganar a los islamistas

El mando militar nigeriano dijo haber logrado un éxito sin precedentes en la lucha contra la insurgencia islamista, pero los políticos se muestran escépticos pese a las informaciones de campamentos islamistas desmantelados por el ejército y que la totalidad de la insurgencia podría ser abandonada.

El Ministerio de Defensa dijo que los extremistas capturados han confesado que su lucha para hacer de Nigeria un estado islámico corre peligro ante el hambre que pasan sus combatientes y los constantes bombardeos. Agregó que algunos confesaron que sus líderes religiosos "declararon que la operación de la secta ha llegado a su fin y su misión no puede ser sostenida por más tiempo".

Empero, el presidente de la Cámara de la Asamblea Aminu Waziri Tambuwal dijo que el país se ha quedado sin excusas ante su imposibilidad de defender a los ciudadanos contra "una orgía de muertes, destrucción, y ruina". Centenares de civiles han sido muertos este año pese al emplazamiento de miles de soldados.

Ambas declaraciones fueron formuladas el martes.