Buscan formas de encontrar aviones en el océano

Durante cinco años, funcionarios gubernamentales y de la industria han estado explorando formas de hacer más fácil la detección de aviones y sus "cajas negras" en el océano. Pero los esfuerzos no han fructificado a tiempo para ayudar en el caso del avión de Malaysia Airlines que desapareció el fin de semana.

Los esfuerzos fueron motivados principalmente por la búsqueda del vuelo 447 de Air France que desapareció en el Océano Atlántico en su viaje de Río de Janeiro a París el 1 de junio del 2009. No fue sino hasta casi dos años después que los principales restos del Airbus A330 y sus cajas negras --las grabadoras de voces y datos de vuelo-- fueron hallados unos 3.900 metros (13.000 pies) bajo la superficie del mar.

"Pienso que en ese momento mucha gente consideraba lo sucedido al Air France 447 como algo único", dijo William Waldock, que enseña investigación de accidentes en la Universidad Aeronáutica de Prescott, Arizona. "Realmente no habíamos tenido un accidente así en el que tomaba tanto tiempo (hallar los restos)".

Desde entonces, la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), una agencia de la ONU, ha emitido nuevos estándares que requieren que las señales emitidas bajo el agua por las cajas negras en todos los aviones de pasajeros sean emitidas por al menos 90 días, en lugar de los 30 actuales. Pero esos requerimientos no entran en vigor sino hasta el 2018.

La OACI además emitió nuevos estándares que requieren que emisores de señales submarinos sean colocados en el fuselaje de los aviones para facilitar la búsqueda. Los estándares de la OACI no son de cumplimiento obligatorio, pero son seguidos por la mayoría de los países.

Hace tres meses, la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos pidió que un panel de asesores técnicos explorase formas de fortalecer los requerimientos para transmisores de señales de emergencia en los aviones. Los transmisores, que envían sus señales por satélite, solamente funcionan por encima de la superficie del agua. El panel inició el lunes una reunión de tres días en Washington, pero ese esfuerzo apenas comienza.

Otra idea que ha sido discutida es si los aviones de pasajeros deberían tener transmisores que se desprendan automáticamente y floten en la superficie, lo que les permitiría seguir transmitiendo señales después que el avión se hunde, de acuerdo con una sesión informativa de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte del martes.

La Marina armada estadounidense ha tenido esos transmisores flotantes en sus aviones desde hace 15 años, dijo Waldock.

"El problema es mayormente de dinero", dijo. "Esos sistemas son costosos".

Ninguno de los esfuerzos ha ayudado a encontrar el Boeing 777 de Malaysia Airlines que desapareció de los radares con 239 personas a bordo el 8 de marzo.

Las grabadoras de datos usualmente graban en un período de 24 horas al menos centenares de tipos de información sobre el funcionamiento del avión. La grabadora de voces registra las conversaciones en la cabina de pilotos.

Ambas están equipadas con emisores de señales subacuáticos que transmiten señales sónicas por un mínimo de 30 días. Pero incluso cuando está funcionando, la señal solamente puede ser oída bajo el agua con un detector especial, y su intensidad varía en función de su profundidad, las corrientes marinas y si las cajas están enterradas en arena o limo.

___

Joan Lowy está en Twitter como: http://www.twitter.com/AP_Joan_Lowy