Europa quiere limitar nombres de quesos

¿El queso parmesano encima de una deliciosa pasta sería igual de sabroso si llevara otro nombre? Hay una batalla comercial que probablemente lo decida.

Como parte de las negociaciones comerciales, la Unión Europea (UE) quiere prohibir el uso de nombres europeos como parmesano, feta y gorgonzola para quesos producidos en Estados Unidos.

El argumento es que los quesos estadounidenses son una sombra de los originales europeos y afectan las ventas y la identidad de los quesos europeos. Los europeos afirman que el queso parmesano sólo puede salir de Parma, Italia, y no de los conocidos envases cilíndricos verdes que venden las empresas estadounidenses.

Por su parte, el queso feta sólo puede ser de Grecia, aunque el nombre no es de un lugar. Y la UE alega que ese queso "está tan fuertemente vinculado con Grecia como para identificarlo como un producto inherentemente griego".

Pero un poco "de queso rallado" no es lo mismo que parmesano.

Los productores norteamericanos de lácteos y alimentos se oponen a la idea, que alegan afectaría el mercado nacional de quesos, el cual mueve unos 4.000 millones de dólares anuales, y confundiría a los consumidores.

"Es asombroso que los europeos traten de hacerse de productos que son populares en otros países", dijo Jim Mulhern, presidente de la Federación Nacional de Productores de Leche, que representa al gremio en Estados Unidos.

La UE no ha planteado expresamente una propuesta ni ha dicho siquiera si discutirá el tema esta semana, cuando comienza en Bruselas, Bélgica, una nueva ronda de conversaciones sobre un acuerdo de libre comercio entre Estados Unidos y Europa.

Roger Waite, portavoz de la Comisión Europea, se limitó a decir que el tema "es importante para la UE".

Eso queda claro por los acuerdos recientes con Canadá y Centroamérica, donde se restringe el uso de ciertos nombres de quesos a menos que vengan de Europa. En el acuerdo canadiense, por ejemplo, los nuevos quesos feta producidos en el país sólo se pueden comercializar como "estilo feta" y no pueden usar letras del alfabeto griego ni símbolos que evoquen a ese país.

Y aunque no ha presentado una propuesta oficial, se espera que la UE intente limitar de manera similar la comercialización de quesos fabricados en Estados Unidos, que posiblemente incluyan a las variedades parmesano, asiago, gorgonzola, feta, fontina, grana, muenster, neufchatel y romano.

Y es posible que la medida no se limite a los quesos. Otros productos pudieran ser el jamón de la Selva Negra, el yogur griego, las naranjas de Valencia, el jamón prosciutto y otros.

Jaime Castaneda trabaja para el Consejo de Exportaciones Lácteas de Estados Unidos y es el director de un grupo creado para combatir los cambios. Dice que la idea de que los buenos quesos sólo provienen de Europa "ya no es el caso" y señala que los alimentos artesanales y de producción local son más populares que nunca y que algunos consumidores prefieren las marcas estadounidenses.

"Esto afecta las zonas agrícolas de Estados Unidos y los empleos", dijo.

___

Mary Clare Jalonick está en Twitter como: http://twitter.com/mcjalonick