Egipto: Fracasa diplomacia para aliviar crisis

El primer ministro egipcio dijo que la decisión de despejar dos protestas pasivas de la Hermandad Musulmana es "irreversible".

El anuncio de Hazem el-Beblawi formulado el miércoles por la televisión estatal se produce después que la presidencia dijo que han fallado los esfuerzos diplomáticos para resolver pacíficamente el estancamiento entre el gobierno interino respaldado por los militares y la Hermandad.

Ninguno de los anuncios anticipó cuál será el próximo paso del gobierno, aunque insinuaron que es inminente el desalojo forzoso de los manifestantes.

Los anuncios se producen luego de una serie de visitas diplomáticas de enviados de Estados Unidos, la Unión Europea y naciones del Golfo Pérsico para tratar de resolver la crisis entre el gobierno egipcio y los partidarios del depuesto presidente Mohamed Morsi, quien surgió del grupo islamista.

Los esfuerzos diplomáticos se centraron más que nada en hallar una manera pacífica de salir de la crisis y evitar el uso de la fuerza contra los manifestantes.

Dos senadores estadounidenses exhortaron recientemente al gobierno interino egipcio a liberar a figuras islamistas bajo el riesgo de cometer "un error grave". Sin embargo el presidente interino Adli Mansur rechazó el mensaje de los senadores, calificándolo de una "interferencia inaceptable en la política interior".

Mansur culpa a la Hermandad por el fracaso en la búsqueda por una resolución.

"Estos esfuerzos no obtuvieron el éxito que se esperaba, pese al respaldo total ofrecido por el gobierno egipcio", agregó el comunicado. "El Estado de Egipto agradece los esfuerzos de naciones amigas y comprende las razones por las que no alcanzaron sus objetivos deseados, y adjudica a la Hermandad Musulmana plena responsabilidad por el fracaso de estos esfuerzos".

Más de 250 personas han muerto en hechos violentos desde que el ejército depuso a Morsi hace más de un mes. Desde entonces, sus simpatizantes han realizado protestas diariamente.

La Hermandad exige la restitución de Morsi como el primer presidente egipcio electo democráticamente mientras el nuevo gobierno promete seguir adelante con nuevas elecciones para principios del próximo año.