Mt. Gox se declara en bancarrota en EEUU

La caída de la casa de cambio de bitcoins japonesa Mt. Gox se ha extendido hasta una corte de bancarrotas de Estados Unidos mientras la empresa lucha por una protección legal después de perder dinero digital valuado en 473 millones de dólares.

La declaración de bancarrota de Mt. Gox en Dallas la noche del domingo acompaña una petición similar presentada en Japón el mes pasado tras el cierre abrupto de la casa de cambio. El caso en Estados Unidos es presentado bajo el capítulo 15 del código estadounidense sobre bancarrotas, que crea un refugio para las compañías extranjeras que buscan reorganizar sus finanzas.

La caída de Mt. Gox dio tela de donde cortar a los escépticos del bitcoin, que ponen en duda la seguridad y el poder de una moneda digital creada hace seis años como una alternativa para los sistemas monetarios controlados por el gobierno que dependen de los bancos para procesar la mayoría de las transacciones.

Mt. Gox fue alguna vez la casa más grande del mundo especializada en bitcoins, pero ahora es considerada un desastre financiero. La casa congeló las cuentas de sus usuarios el mes pasado y después cerró cuando reconoció que no podía respaldar 850.000 dólares en bitcoins. El director general de Mt. Gox Robert Karpeles culpó la mayoría de las pérdidas a ciberpiratas que se aprovecharon del software defectuoso de la institución.

Las divisas que faltan, valuadas en 473 millones dólares en el momento en el que se declaró en bancarrota Mt. Gox el 28 de febrero en Japón, representan 7% de todas las bitcoins que hay en circulación en el mundo, según documentos judiciales.

Aunque tiene su sede en Tokio, Mt. Gox presentó una declaración de bancarrota en Estados Unidos para tratar de retrasar una demanda federal recientemente interpuesta en Illinois a nombre de todos los residentes estadounidenses afectados por la caída de la casa.

La demanda civil presentada contra Mt. Gox por el residente de Illinois Gregory Greene señala que la casa se vio involucrada en fraude y otros delitos. La demanda pide ser clasificada como una acción colectiva que represente a todos los residentes estadounidenses que habían pagado cantidades a Mt. Gox como parte de intercambios de bitcoin o a quienes les congelaron sus cuentas.

Steven Woodrow, un abogado de Denver que representa a Greene, cree que cientos de miles de personas podrían ser representadas en el caso. El lunes en una entrevista, Woodrow dijo que todavía trata de obtener una orden de una corte federal que congelaría las computadoras de Mt. Gox y otros bienes en Estados Unidos. Una audiencia para la solicitud de Woodrow está programada para el martes en Chicago.