Piñera dice adiós, seguirá en la vida pública

El saliente presidente Sebastián Piñera deja el poder el martes, aunque se mantendrá en la vida pública, y en opinión de muchos lo hará para renovar a parte de la derecha conservadora e intentar volver al poder el 2018.

"No voy a volver a una actividad principal en torno a las empresas", dijo el lunes en un encuentro en la sede de gobierno con corresponsales de la prensa extranjera. Piñera posee múltiples negocios y una fortuna que supera los 2.200 millones de dólares.

Aclaró, sin embargo, que "no pretendo estar en la trinchera, en la primera línea", agregó. "Mi intención es tomar cierta distancia por algún tiempo".

Creará una fundación, para la cual ha reclutado a varios de sus ministros, cuyo objetivo será "aportar ideas a nuestro sector y al país, preparar proyectos de futuro, defender el legado, la obra de nuestro gobierno", precisó.

Durante una ceremonia de despedida de sus partidarios dijo que, "hay que construir una verdadera opción de gobierno que logre nuevamente atraer y cautivar a una nueva mayoría de corazones y voluntades que nos permita, una vez más, tener los merecimientos para poder nuevamente tener el privilegio y la responsabilidad de conducir los destinos de nuestro país desde este Palacio de La Moneda".

Durante los últimos días se le ha consultado insistentemente sobre si se presentará a la reelección, en ocasiones ha dicho que no, en otras que no lo ha pensado.

Piñera llegó al poder apoyado por dos partidos que fueron el sustento político de la dictadura de Augusto Pinochet, 1973-1990, uno ultraconservador y el otro de centroderecha. Aunque él es mucho más liberal que sus partidarios. De hecho en un plebiscito, en 1988, dijo que votó en contra de que Pinochet siguiera en el poder ocho años más.

Entre los logros de su gobierno están el haber reconstruido en un 99% la destrucción ocasionada por un terremoto de 8,8 de magnitud, el 27 de febrero de 2010, creó casi un millón de empleos y logró que el país creciera en promedio un 5,4%.

La presidenta electa Michelle Bachelet, que asume el martes, dijo que ordenará un catastro para saber las cifras reales de reconstrucción que, según Piñera, llega al 99%.

La popularidad de Piñera cayó con las protestas estudiantiles iniciadas el 2011, pero empezó a subir en los últimos meses después que adoptó una fuerte posición contra las violaciones a los derechos humanos en dictadura, que dejó más de 40.000 víctimas, incluidos 3.095 opositores asesinados, y el índice más alto se registró en octubre de 2010, cuando se rescató a 33 mineros que estuvieron sepultados más de dos meses en el fondo de una profunda mina.

Concluye su mandato con un porcentaje de aprobación promedio del 40%, alza a la que colaboró su decisión de cerrar un lujoso penal habitado por 10 exoficiales del ejército condenados por los peores crímenes de lesa humanidad, que fueron trasladados hasta otro penal dedicado exclusivamente a los condenados por abusos.

El cierre del penal Cordillera fue ácidamente criticado por muchos de los militantes de sus partidos, mientras otros empezaron a discutir sobre la necesidad de renovar la derecha política. Piñera insistió el lunes en que allí, "no se cumplía el derecho de igualdad ante la ley".

"No me arrepiento, creo que fue la decisión correcta", enfatizó.

Según Piñera, la derecha de ahora, "es una derecha mucho más consciente y respetuosa de los derechos humanos".

Varios de sus ministros y diputados han declarado que Piñera se perfila desde ya como un buen candidato presidencial, apoyado por una derecha moderna.

---------------------------

Siga a Eva Vergara en Twitter: https://twitter.com/evergaraap

y a Luis Andrés Henao: http://twitter.com/LuisAndresHenao