México: hacerse el muerto, coartada de "El Chayo"

El líder del cartel de las drogas de Los Caballeros Templarios, Nazario Moreno, jugó a hacerse el muerto por más de tres años en una de las mayores representaciones hechas en la historia del narcotráfico.

El gobierno mexicano le dio la coartada perfecta para ello: el líder de uno de más sanguinarios carteles establecidos en el estado occidental de Michoacán fue reportado asesinado en un tiroteo con policías federales, anunció la anterior administración el 10 de diciembre de 2010.

Luego de ser declarado muerto por primera vez Moreno pudo aprovechar esa creencia para operar desde las sombras al grupo de narcotráfico que por años ha asolado el occidente de México, según autoridades federales.

Nazario Moreno González, alias "El Chayo", en realidad estuvo con vida todo ese tiempo hasta la víspera, cuando murió en un enfrentamiento con soldados y marinos en el estado occidental de Michoacán.

Alfredo Castillo, comisionado federal para la seguridad en Michoacán, dijo el lunes a la cadena Televisa que al parecer Moreno quedó herido en 2010. Comentó que "pudo haber sido una coartada en cuanto a que posiblemente haya quedado herido", aunque la información que se difundió fuera que había fallecido.

"El primer beneficiado de estar en el anonimato era él y siguió jugando con este juego", añadió.

A diferencia de 2010, cuando el gobierno federal anunció la muerte del capo sólo con base en indicios, las actuales autoridades dicen que tienen en su poder el cuerpo de Moreno y que fue identificado de manera inicial por sus huellas dactilares.

Al momento de su primera muerte Moreno era considerado el líder máximo de La Familia, que en los siguientes meses sufrió divisiones internas y dio paso a la conformación de Los Caballeros Templarios.

Ambos carteles predicaban doctrinas religiosas y morales mientras traficaban metanfetaminas a Estados Unidos y eran acusados de asesinatos, secuestros y extorsiones.

En declaraciones a Milenio televisión, el propio Castillo dijo que desde hace tiempo "era un secreto a voces" que Moreno seguía vivo. Sin embargo, dijo que las únicas pruebas que habían recibido eran los dichos de la propia gente, retratos hablados que hacían a las autoridades e incluso "alguna fotografía muy de lejos" en la que se aseguraba que aparecía el hombre.

Alejando Poiré, el exfuncionario del gobierno del presidente Felipe Calderón (2006-2012) que dio a conocer el 10 de diciembre de 2010 la supuesta muerte de Moreno, señaló el domingo en un comunicado que la información divulgada ahora reflejó que los datos que usó para hacer aquel anuncio "no fueron lo suficientemente precisos".

En el último año la violencia, amenazas y extorsiones de Los Caballeros Templarios propiciaron que ciudadanos de ese estado se organizaran en grupos de autodefensas para enfrentar al cartel.

En todo momento sostuvieron que "El Chayo" seguía con vida e incluso habían puesto como condición para desarmarse que las autoridades lo detuvieran tanto a él como a otros líderes del cartel. Algunos ya han sido capturados, pero aún faltan otros más.

"Siempre lo habíamos manifestado (que estaba vivo)", dijo el lunes a The Associated Press Estanislao Beltrán, portavoz de las autodefensas, quien dijo que gente había referido haberlo visto en fiestas y peleas de gallos.

Para Beltrán, su primera muerte "era una artimaña que usaban (Los Caballeros Templarios) para ocultar su realidad... para engañar al gobierno".

Moreno, según ha dicho ahora el gobierno, estaba a la cabeza de la organización y por encima de quien era visto por muchos como el líder, Servando Gómez Martínez, alias "La Tuta", un hombre que suele enviar video mensajes por internet y quien aún sigue sin ser capturado.

Castillo dijo en Milenio televisión que desde que fue designado comisionado hace algunas semanas comenzó a recibir información anónima sobre que Moreno estaba vivo.

El secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong, señaló luego en Radio Fórmula que desde hace algún tiempo tenían información de que vivía y que "era un personaje que se movía de un municipio a otro", además de que "estaba altamente protegido".

La muerte de "El Chayo" se suma a la captura del 22 de febrero del capo de las drogas más poderoso de México, Joaquín "El Chapo " Guzmán, quien fue detenido en el puerto turístico del Pacífico de Mazatlán 13 años después de haber escapado de una prisión de máxima seguridad. Otro capo que fue detenido el verano pasado fue el jefe de los Zetas, Miguel Ángel Treviño.