Juez sopesa nuevas pruebas contra general

El juez en el proceso contra un general del ejército acusado de agresión sexual comenzó a analizar el lunes nuevas pruebas de que un alto abogado del Pentágono podría haber interferido ilegalmente en una decisión de sopesar un acuerdo extrajudicial, que a la postre fue rechazado.

Los abogados del brigadier general Jeffrey A. Sinclair presentaron las pruebas y el juez, el coronel James Pohl, excusó al jurado por el resto del lunes.

Pohl se retiró entonces a su despacho, donde estudiará una cadena de correos electrónicos entre el equipo de la fiscalía en Fort Bragg y un alto abogado del Pentágono.

En la justicia militar estadounidense, es ilegal que los mandos interfieran en las decisiones de la fiscalía.

El juicio ocurre cuando el Pentágono es cada vez más examinado por denuncias de violaciones y conducta sexual impropia entre los militares.

La semana pasada, Sinclair se declaró culpable de tres cargos menores por el adulterio que mantuvo con una capitana y por relaciones impropias con dos mujeres del ejército.

En una moción presentada en junio antes de comenzar el juicio, los abogados de Sinclair sostuvieron que los mandos del Pentágono recibían el año pasado informes regulares sobre la investigación y que podrían haber alentado a sus subordinados a hacer de Sinclair un ejemplo a seguir.

Dos de los comandantes de Sinclair, el general Dan Allyn y el general de división Jeffrey Colt, declararon a principios de mes en una audiencia que no existió dicha presión. Ambos generales declararon que dependieron solamente de su propio juicio a la hora de decidir las acusaciones y encausar a Sinclair.