Sarkozy quiere prohibir difusión de grabaciones

El ex presidente francés Nicolas Sarkozy y su esposa pidieron el lunes a un juez un fallo de emergencia que prohíba que se sigan publicando conversaciones privadas entre ellos, que fueron grabadas secretamente por un ex ayudante y jueces investigadores.

El conservador Sarkozy --quien parece buscar un regreso a la política-- y Carla Bruni-Sarkozy --su esposa cantautora-- están uniendo fuerzas contra un ayudante que hasta la semana pasada fue uno los hombres de más confianza de su círculo íntimo.

Eso fue hasta que un diario francés y una página de internet difundieron las grabaciones.

Los abogados de Sarkozy acusan a Patrick Buisson de mentiroso, traidor y de engañar a su cliente. Buscan que el juez obligue a Buisson a pagar una compensación de 30.000 euros y una multa simbólica de 1 euro contra "Atlantico", la ciberpágina que publicó las grabaciones.

El juez del principal tribunal de París dijo que tomará la decisión el viernes.

Las grabaciones de Buisson incluyen discusiones diarias del presidente y su séquito. También hay charlas entre Sarkozy y Bruni, que fueron el centro de las deliberaciones del lunes.

Atlantico dijo que las grabaciones fueron publicadas y transcritas "por el legítimo interés público", pero que decidió retirar las relacionadas con Bruni porque "ella no es una personalidad política y nunca buscó un papel como tal".

El abogado de Buisson dijo el lunes que su cliente tenía la grabadora en un bolsillo, pero que nunca tuvo la intención de grabar las conversaciones.

Esas conversaciones resultaron ser sólo el comienzo. También la semana pasada se supo que los jueces de instrucción estaban interviniendo conversaciones del ex líder francés como parte de una investigación sobre sus fondos de la campaña presidencial de 2007.

Los dos casos están relacionados sólo porque tienen que ver con Sarkozy, cuya persistente presencia como el conservador más visible de Francia molesta no sólo a los socialistas que lo derrotaron en las elecciones, sino también a su propio partido, el vacilante UMP.