EEUU: Fiesta estudiantil deja 73 detenidos

La fiesta anual del "Blarney Blowout" cerca del principal plantel de la Universidad de Massachusetts, se salió de control, y la policía antidisturbios se enfrentó a miles de jóvenes ebrios y revoltosos, con resultado de 73 detenidos y cuatro agentes lesionados, según las autoridades.

Las autoridades intentaron el sábado dispersar grupos numerosos que se habían congregado en las cercanías del plantel de la UMass con motivo de la fiesta tradicional del último sábado antes de las vacaciones de primavera, dijo la policía de Amherst.

La celebración, que antecede a la del Día de San Patricio, se prolongó a las primeras horas del domingo, en tanto que la capitán de la policía de Amherst, Jennifer Gundersen, señaló los agentes estuvieron ocupados ante las numerosas denuncias de riñas, ruido e individuos muy ebrios.

Gundersen describió la celebración que había durado todo el día como "muy alarmante e insegura".

"Quizá una de las peores escenas que hemos tenido debido a ebrios y revoltosos", declaró Gundersen al periódico The Republican en Springfield. "Es extremadamente perturbador. Muy peligroso", agregó.

La UMass denunció el sábado la "conducta revoltosa" y el portavoz Ed Blaguszewski dijo que harán una revisión de los estudiantes arrestados de acuerdo con el código de conducta de la escuela en tanto que las sanciones podrían incluir la suspensión o la expulsión.

La dimensión y el alcance de las reuniones suscitó violencia y riñas, lesiones, ebriedad etílica severa, agresiones sexuales, ruido excesivo, daño a la propiedad y violencia contra la policía y miembros de la comunidad, según la policía.

La mayoría de los arrestos tuvieron lugar en un complejo de apartamentos fuera del complejo del plantel, donde desde el sábado en la mañana comenzaron a reunirse grandes multitudes por la fiesta, promovida por bares para que los estudiantes la celebraran antes de que comenzara esta semana sus vacaciones de primavera.

La policía de la ciudad así como agentes de la universidad y del estado, con su equipo antimotines, se presentaron poco después del mediodía en el lugar donde había unas 4.000 personas en el complejo de apartamentos.

Las autoridades dijeron que las personas destruían cosas y cuando los oficiales comenzaban a dispersar a la multitud, les lanzaron botellas de vidrio, latas de cerveza y bolas de nieve.