El Salvador: Sánchez Cerén, favorito en 2da vuelta

El ex guerrillero marxista Salvador Sánchez Cerén se perfila como favorito para ganar el domingo la segunda vuelta electoral en El Salvador en la que disputa la presidencia a la otrora alcalde conservadora de la capital, Norma Quijano.

Si concreta el triunfo, Sáncez Cerén, de 69 años, candidato del gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, se convertirá en el primer ex rebelde que gobierne el país centroamericano.

El mandatario saliente, el ex periodista Mauricio Funes, fue simpatizante del FMLN cuando éste era una organización guerrillera pero nunca militó como rebelde durante la guerra civil en El Salvador.

Sánchez Cerén se ha comprometido a profundizar los programas sociales del gobierno y a llevar las riendas del país con posiciones moderadas. Dijo que considera gobernar al estilo del presidente uruguayo José Mujica, quien también fue guerrillero e integró un gobierno incluyente.

Si alcanza la victoria, el FMLN logrará un segundo periodo consecutivo al frente del país después de que Funes sacara en 2009 a la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) de la presidencia, en la que ésta había estado mucho tiempo.

El oponente de Sánchez Cerén, la ex alcalde de San Salvador, Norma Quijano, de 69 años, ha criticado al primero y afirma que al parecer pretende gobernar El Salvador como lo hizo en Venezuela el fallecido mandatario socialista Hugo Chávez.

Quijano advirtió contra un regreso del comunismo y prometió mano dura contra la violencia desatada por las pandillas.

Sin embargo, analistas aseguran que la estrategia de campaña de Quijano, de evocar la Guerra Fría, sólo fue atractiva para los sectores más privilegiados en esta nación de seis millones de habitantes.

Según las encuestas, en las preferencias electorales, Quijano está entre 10 y 18 puntos porcentuales abajo de Sánchez Cerén, que fue uno de los principales comandantes rebeldes que contribuyó a las negociaciones tendentes a la concertación de un acuerdo de paz en 1992 que puso fin a 12 años de guerra civil.

Durante el conflicto armado interno en el que perdieron la vida 76.000 personas, Estados Unidos apoyó el combate del gobierno salvadoreño contra el FMLN dentro de la estrategia para impedir la propagación del comunismo en América Latina.

El Salvador registra una de las tasas de homicidios más altas en el mundo. Debido a una tregua concertada en 2012 entre las pandillas disminuyó el promedio diario de 14 muertes en el país a la mitad, pero esa baja al aparecer fue efímera.

Los homicidios, en su mayoría de miembros de pandillas, van al alza nuevamente este año. Según estadística de la policía, hubo 501 asesinatos en los primeros dos meses del año, un incremento de más de 25% en comparación con el mismo periodo de 2013.

Durante su campaña, Quijano arremetió contra Funes por negociar con delincuentes debido a la tregua que pactó entre las pandillas Mara Salvatrucha y Calle 18.

Quijano se comprometió a asumir mano dura frente a la delincuencia y esbozó la posibilidad de militarizar la seguridad pública.

El partido gobernante, por su parte, centró sus baterías en acusaciones de corrupción contra ARENA y señaló que el ex director de campaña de Quijano desvió millones de dólares en asistencia recibida de Taiwán.