Siria: Tropas del gobierno toman bastión rebelde

Fuerzas del gobierno sirio arrebataron el sábado a los rebeldes el control de una ciudad cerca de la frontera con el Líbano, en un nuevo esfuerzo para cortar el flujo de suministros a la oposición desde el país vecino, dijeron la prensa estatal y activistas.

Los combates en Zara ocurrieron mientras el presidente Bashar Assad conmemora el 51er aniversario del ascenso de su partido al poder, prometiendo fortalecer relaciones con aliados internacionales que le han ofrecido el mayor apoyo en los últimos tres años.

"Los esfuerzos del liderazgo (del partido Baath) están concentrados en fortalecer la alianza con países amigos como Rusia, Irán y China", dijo Assad a un grupo de líderes locales del partido en los suburbios de Damasco, según la televisión estatal.

Irán es el principal aliado regional de Assad, a quien ha dado miles de millones de dólares en crédito desde el inicio de la crisis en marzo de 2011. Estados Unidos, Arabia Saudí y varios países en el Golfo Pérsico sospechan que Teherán además le suministra armas.

Rusia, respaldada por China, ha usado reiteradamente su poder de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU para bloquear resoluciones occidentales contra el gobierno de Assad.

El presidente sirio resaltó que su gobierno continuará sus esfuerzos de reconciliación al tiempo que combate el "terrorismo", en alusión a algunas áreas en las que rebeldes han depuesto las armas a cambio de un alivio del bloqueo que han impedido que reciban alimentos, medicinas y otros insumos.

Los combates duraron semanas alrededor de Zara, que los rebeldes habían usado como base para atacar a comunidades progubernamentales en el área, dijeron la prensa oficial y el activista Rami Abdurrahman, del Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Su grupo, con sede en Londres, recopila información de una red de activistas en Siria.

Zara era uno de los últimos dos bastiones rebeldes junto a la frontera libanesa en dirección a la ciudad de Homs, y el otro es la aldea de al-Hosn, dijo otro activista, que se identificó como Samy al-Homsi.

"Sin al-Hosn y Zara es el fin de la revolución hacia el oeste de Homs", dijo al-Homsi. "Son las dos únicas áreas que les quedan a los rebeldes allí".

Imágenes desde Zara transmitidas por la televisora libanesa al-Mayadeen mostraron columnas de humo saliendo de casas mientras se escuchaba el estruendo del fuego de artillería y fusiles.

En combates previos en el área, tropas sirias dispararon hacia el territorio libanés, al parecer para hacer retroceder a rebeldes que trataban de ingresar al país por rutas de contrabando.

Un activista en al-Hosn que se hace llamar Abu Marwan al-Hosni dijo que la mayoría de los vecinos de Zara huyeron de la ciudad durante los combates, pero que al menos 20 murieron cuando hombres armados leales a Assad ingresaron a la ciudad.

"Algunos fueron masacrados en sus casas y luego incendiaron las viviendas. Otros murieron cuando tanques dispararon contra las casas. Otros fueron abatidos por francotiradores cuando huían", dijo al-Hosni. El grupo de activistas Comités de Coordinación Local también reportó la información.

_____

EL redactor de la AP Bassem Mroue contribuyó a este despacho desde Beirut.