Interfieren programa de comediante egipcio

La señal de una emisora de televisión de Arabia Saudí fue bloqueada deliberadamente mientras difundía el programa del comediante más conocido de Egipto, dijo el portavoz de la estación el sábado.

Bassem Youssef ha suscitado controversias frecuentes y a veces ha enfrentado cuestionamientos jurídicos por sus sátiras sobre políticos egipcios y figuras de la prensa. La señal de MBC Masr fue interferida en la filial egipcia de la emisora durante la transmisión del viernes.

El vocero Mazen Hayek dijo que la emisora por satélite identificó dos pequeños transmisores vía satélite en dos puntos de El Cairo como la causa de la interferencia durante el programa de Youssef, llamado "El-Bernameg" o "El programa" en árabe. Hayek agregó que no era posible identificar a los autores de la interferencia.

"Es una forma de terrorismo", dijo Hayek por teléfono a la AP.

La emisora saudí empezó a transmitir el programa de Youssef en febrero después que otro canal privado lo suspendió hace unos meses por atacar "símbolos del estado" en un episodio en el que ridiculizó un brote de nacionalismo.

Las autoridades lo investigaron a causa del episodio, difundido por la cadena egipcia CBC, por cargos de afectación del orden público e insultar a Egipto y los líderes militares.

Después de su regreso al aire, Youssef siguió burlándose de los comentaristas partidarios del ejército y de una afirmación militar de haber hallado una cura para el sida y la hepatitis sin pruebas científicas.

En el más reciente episodio el viernes, la pantalla se congeló y después se oscureció varias veces durante algunos minutos.

En ese programa, Youssef se mofaba de personalidades de la prensa y de políticos que sostienen que los egipcios no están listos para la democracia.

El canal emitió una declaración poco después del programa en que dijo que la interferencia en su afiliada egipcia también había afectado otros canales y que se reportó desde muchos sitios en el mundo árabe.

Varios canales, incluso Al-Jazeera, con sede en Doha, sufrieron interferencias similares durante protestas masivas que estallaron en el mundo árabe desde el 2011 y derrocaron a varios gobernantes.