Malasia: Divisan manchas de combustible de avión

Dos grandes manchas de combustible detectadas el sábado por la Fuerza Aérea de Vietnam ofrecieron los primeros indicios de que un avión de pasajeros de Malasya Airlines con 239 personas a bordo se estrelló en el océano tras desaparecer del radar súbitamente sin enviar señales de emergencia.

Una flotilla internacional de aviones y barcos recorrían las aguas entre Vietnam y Malasia en busca de pistas sobre la suerte del Boeing 777 de Malasya Airlines, que desapareció menos de una hora después de haber despegado de Kuala Lumpur rumbo a Beijing.

Las manchas de combustible avistadas frente al extremo sur de Vietnam miden entre 10 y 15 kilómetros cada una, dijo el gobierno vietnamita en un comunicado.

No hubo confirmación inmediata de que las manchas estaban relacionadas con el Vuelo MH370, pero el gobierno dijo que son el tipo de derrame de los dos tanques de combustible del avión.

En Kuala Lumpur, el subjefe de la aviación civil de Malasia, Azhaddin Abdul Rahman, dijo a reporteros que aún no se había verificado el reporte de las manchas.

Agregó que la búsqueda aérea, suspendida por la noche, se reanudó el domingo, además de la búsqueda marítima, que prosiguió en la oscuridad.

La desaparición del avión es especialmente misteriosa porque al parecer ocurrió cuando el aparato iba a altura de crucero, no durante el despegue o aterrizaje, que son más peligrosas.

Apenas 9% de los accidentes fatales de aviación ocurren cuando una aeronave está en altitud de crucero, según un sumario estadístico de accidentes de aviones comerciales realizado por Boeing.

El director general de Malaysia Airlines, Ahmad Jauhari Yahya, dijo que no hay señales de que los pilotos hubiesen emitido una señal de alarma. Eso pudiera significar que cualquier cosa que derribó el avión debe haber sucedido tan repentinamente que la tripulación no tuvo tiempo de reaccionar.

La ausencia de una emergencia radial "indica que algo muy repentino y muy violento sucedió", dijo William Waldock, profesor de investigación de accidentes en la Universidad Aeronáutica Embry-Riddle en Prescott, Arizona.

El avión fue inspeccionado por última vez hace 10 días y se determinó que estaba "en condiciones apropiadas", dijo en una conferencia de prensa Ignatius Ong, director ejecutivo de Firefly, filial de Malaysia Airlines.

Dos tercios de los pasajeros eran chinos y los demás de otros países de Asia, América del Norte y Europa.

Cuando se le preguntó si sospechaba de terrorismo, el primer ministro malayo Najib Razak respondió: "Estamos estudiando todas las posibilidades, pero es demasiado pronto como para dar respuestas concluyentes".

Los temores de que no sea un accidente se avivaron con reportes de funcionarios de las cancillerías de Italia y Austria de que los nombres de dos pasajeros de esas nacionalidades en la lista de pasajeros eran personas a quienes les habían robado el pasaporte en Tailandia.

La cancillería italiana dijo que el italiano que aparecía en la lista, Luigi Maraldi, no estaba en el avión sino en Tailandia y que había denunciado en agosto el robo de su pasaporte.

Por su parte, la cancillería austríaca confirmó que el austríaco en la lista tampoco estaba en el avión y que le habían robado el pasaporte dos años atrás en Tailandia.

En el aeropuerto de Beijing, las autoridades colocaron un aviso sugiriendo a familiares y amigos de los pasajeros que se reunieran en un hotel cercano para actualizar las informaciones y les ofreció llevarlos en autobús. Una mujer lloraba en el vehículo mientras le decía a alguien por su teléfono celular: "Quieren que vayamos al hotel. No puede ser nada bueno".

Los familiares y amigos de los pasajeros fueron conducidos a un área privada del Hotel Lido y la prensa fue mantenida a la distancia. Un hombre salió más tarde quejándose de la falta de información. No quiso dar su nombre y se limitó a decir que era de Beijing y que su madre estaba en el avión en un grupo de 10 turistas.

"Hemos estado esperando horas y todavía no hay verificación", dijo.

El avión desapareció de las pantallas de los radares el viernes a la 1:30 a.m. donde el Mar del Sur de China confluye con el Golfo de Tailandia, dijeron las autoridades en Malasia y en Vietnam.

Lai Xuan Thanh, director de la aviación civil vietnamita, dijo que los controles de tráfico aéreo en Vietnam nunca tuvieron contacto con el avión. El aparato "perdió todo contacto y la señal de radar un minuto antes de entrar en la zona de control de tráfico aéreo de Vietnam", informó el general Lo Van Tuan, segundo jefe del Estado Mayor de Vietnam, en un comunicado.

El primer ministro de Malasia, Najib Razak, dijo que su país despachó 15 aviones y nueve buques al área y que la armada estadounidense se sumaba a la búsqueda. Singapur, China y Vietnam también enviaron aviones.

El avión llevaba 227 pasajeros, entre ellos dos infantes y 12 tripulantes, dijo la aerolínea. Había 152 pasajeros de China, 38 de Malasia, 7 de Indonesia, 6 de Australia, 5 de India, 3 de Estados Unidos y otros de Indonesia, Francia, Nueva Zelanda, Canadá, Ucrania, Rusia, Taiwán y Holanda.

Por otra parte, una compañía tecnológica de Austin, Texas, informa que 20 de sus empleados estaban en el avión.

Jacey Zúñiga, portavoz de Freescale Semiconductor, dice que 12 empleados malayos y 8 chinos de la empresa son "pasajeros confirmados" del aparato, y agregó que no hay ningún estadounidense de esa firma en el vuelo.

"En este momentos nos concentramos únicamente en nuestros empleados y sus familiares", dijo Gregg Lowe, presidente y director general de Freescale en una declaración. "Nuestros pensamientos y oraciones están con los afectados por este trágico suceso". El comunicado agrega que la empresa ha establecido un grupo de consejeros para atender a los afectados.

El Mar del Sur de China es una región llena de tensiones donde las disputas territoriales han propiciado diversos conflictos de bajo nivel, en particular entre China y Filipinas.

La animosidad se desvaneció brevemente mientras las naciones de la región emprendían operaciones de búsqueda y rescate. China envió dos barcos de rescate marítimo y Filipinas desplegó tres aviones de la fuerza aérea y tres barcos patrulla de la armada.

A la pregunta de si había sospechas de algún acto de terrorismo, el ministro de transporte de Malasia, Hishammuddin Hussein, declaró que las autoridades carecían de información "pero estamos examinando todas las posibilidades".

El aparato debía aterrizar en Beijing a las 6:30 del sábado.

El anterior incidente fatal de Malaysia Airlines ocurrió en 1995, cuando uno de sus aviones se estrelló cerca de la ciudad malaya de Tawauk, con resultado de 34 muertos. La peor tragedia de esta compañía tuvo lugar en 1977, cuando murieron 100 personas por la caída de un avión que fue secuestrado durante un vuelo interno.

___

Chris Brummitt reportó desde Hanoi, Vietnam. Didi Tang y el videoproductor Aritz Parra en Beijing, Stephen Wright en Bangkok, Jim Gómez y Oliver Teves en Manila, Joan Lowy en Washington y Scott Mayerowitz en Nueva York contribuyeron a este despacho.