Exportaciones de China caen 18% en febrero

China registró en febrero una caída de sus exportaciones de 18%, un nivel imprevisto que podría mellar las expectativas de una dinamización de la economía mediante el comercio en momentos en que las autoridades comunistas impulsan ambiciosas reformas prometidas en medio de la desaceleración en el país.

Las exportaciones del gigante asiático declinaron a 114.100 millones de dólares en tanto que las importaciones se elevaron 10,1%, una cantidad que superó las proyecciones, y alcanzaron 137.100 millones, de acuerdo con estadísticas de aduanas difundidas el sábado.

La debilidad en los principales mercados en Europa y Estados Unidos podría incrementar el peligro de la pérdida de empleos, una coyuntura políticamente peligrosa, en las industrias dependientes del comercio y que dan trabajo a millones de obreros en momentos en que las autoridades pretenden concentrarse en la reestructuración de la economía del país.

La meta oficial de crecimiento de China para 2014 es de 7,5%, anunció esta semana el primer ministro Li Keqiang, en la consideración de que el comercio exterior también aumente 7,5%. Sin embargo, las estadísticas de aduanas muestran una contracción de 4,8% en las cifras combinadas de importaciones y exportaciones en lo que va del año.

El gobernante Partido Comunista pretende reducir la dependencia en el comercio exterior y la inversión para impulsar el crecimiento mediante el fomento del consumo interno y el otorgamiento de un "papel decisivo" a las fuerzas del mercado en la economía.

Un aumento en la pérdida de empleos podría obligar a las autoridades comunistas a apuntalar el crecimiento con medidas de estímulo basadas en la inversión estatal, lo que implicaría un retroceso a sus esfuerzos de reforma.

Las cifras del comercio exterior de China podrían estar distorsionadas debido a las festividades del Año Nuevo Lunar, que cae en diferentes fechas en enero y febrero de cada año. Sin embargo, incluso si se juntaran los dos primeros meses del año, las exportaciones registran una baja de 1,6% en comparación con el año anterior, en tanto que las importaciones tienen un aumento de 10,1%.

Era de esperarse que las cifras de este año fueran inusualmente débiles porque durante el periodo de comparación en 2013 se pensó que los exportadores habían inflado las cifras de sus ventas como pretexto para evadir los controles cambiarios y para traer dinero extra canalizado a inversión en China.

A pesar de esta coyuntura, la declinación de febrero en el comercio exterior superó por mucho los pronósticos de los expertos de que la contracción sería menor a 10%. También habían proyectado que las importaciones aumentarían en un margen similar.