Anticipan retroceso de oficialismo en legislativas

El presidente colombiano Juan Manuel Santos enfrentará el domingo un gran desafío electoral después de haber arrasado en las elecciones legislativas y presidenciales de hace cuatro años con votaciones históricas.

Entonces una coalición integrada por cuatros partidos políticos apoyó a Santos y eligió a más del 80% de senadores y representantes a la Cámara.

Pero el ajedrez político ha cambiado. Analistas, candidatos y el propio oficialismo, consultados por la AP, dan como un hecho que la coalición de gobierno sufrirá un revés en las elecciones legislativas del domingo, en la que están habilitados para votar 32,7 millones de colombianos de 47 millones.

Para Santos, la elección legislativa es clave pues si pierde el control del Congreso se dificultarían sus planes de aprobar reformas y nuevas leyes necesarias en caso de que se firme un acuerdo de paz con las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, entre las que estarían desde la eventual participación en política de los rebeldes hasta poner en marcha los acuerdos que están negociando como una reforma agraria o el tratamiento a los cultivos ilegales de coca, dijeron analistas.

Los diálogos se vienen celebrando en La Habana desde fines de 2012 y buscan dar fin a un conflicto armado que ha dejado más de 200.000 muertos y cinco millones de desplazados en los últimos 50 años, de acuerdo con cifras del no gubernamental Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo.

De lo que no hay certeza aún es cuán grande será el golpe electoral que recibirá el oficialismo, pero sí de algunas de sus razones: por un lado, el ex presidente Álvaro Uribe (2002-2010) entró en la contienda legislativa con una lista cerrada, un nuevo movimiento político y los bríos para ejercer una dura oposición desde el Senado por las profundas divergencias que mantiene con Santos por los diálogos de paz con la guerrilla y otras políticas.

Por otro, el Partido Conservador decidió lanzar un candidato propio a la Presidencia, la ex ministra de Defensa Marta Lucía Ramírez, lo que le resta apoyo a la relección del mandatario y anticipa que sus aspirantes al Congreso trabajarían fuera de la coalición oficial si son elegidos.

A Santos, un economista de 62 años, "se le acabó su luna de miel", dijo Marcela Prieto, directora del Instituto de Ciencia Política Hernán Echavarría Olózaga, centro independiente de pensamiento. "Quien cambia esa relación de fuerzas es la entrada del Centro Democrático" o el movimiento creado en enero de 2013 por Uribe para lanzar su candidatura al Senado y un candidato presidencial, su ex ministro de Hacienda Oscar Iván Zuluaga.

Ese movimiento de Uribe, cuya campaña ha sido objeto de no pocos chiflidos de opositores como grandes concentraciones, aspira a conseguir unos 20 senadores, lo que no le alcanzaría para bloquear cualquier votación y aprobación de un proyecto que requiere de una mayoría simple en un Senado de 102 miembros y una Cámara de representantes de 164.

Pero "todavía es muy difícil especular. En el contexto colombiano el tema alrededor de la paz se ha convertido en un punto de honor, entonces lamentablemente al parecer no hay un punto medio", dijo Prieto al anticipar duros debates legislativos para la aprobación de proyectos relativos a la paz, cuyo posible acuerdo aún no se concreta.

El abogado Gustavo Gallón, director de la no gubernamental Comisión Colombiana de Juristas, explicó que por tratados internacionales de los que Colombia es signataria, como el Estatuto de Roma, que esta nación andina ratificó en 2002, y de la Convención Americana de Derechos Humanos, "no puede haber indulto ni amnistía para violaciones de derechos humanos y del derecho internacional humanitario".

Entonces, ¿qué pasará con los rebeldes que se desmovilicen ante un eventual pacto de paz?: "Puede haber penas alternativas... obras de trabajo social, detención domiciliaria", añadió Gallón. Pero el presidente Santos "no lo va a hacer (declarar una amnistía general) porque sabe que no lo puede hacer".

El propio gobierno y congresistas de la coalición anticipan que sufrirán un retroceso electoral el domingo pero aseguran que mantendrán la mayoría de los congresistas.

"He señalado que el gobierno verá disminuida la representación de quienes hacen parte de la coalición" en el Congreso, dijo Germán Vargas Lleras, fórmula vicepresidencial de Santos para las elecciones presidenciales de mayo. "Va a ser un Congreso muy interesante y que realmente el gobierno va a enfrentar dos sectores de oposición, por un lado el ala 'uribista' y por otro lado la izquierda radical que ya ha venido ejerciendo ese papel".

Los analistas "advierten que la mayoría de la coalición de gobierno será una mayoría más precaria, una mayoría menos sólida a la que hay hoy...tendríamos una oposición más vigorosa", dijo el senador y candidato a la reelección, Roy Barreras, del oficialista Partido Social de Unidad Nacional o Partido de la U, de Santos. Pero "para aprobar proyectos tendríamos mayoría... tendremos una mayoría tranquila para gobernar".

Una encuesta de la empresa Cifras y Conceptos divulgada en febrero indicó que un 20% de los entrevistados votaría por la lista del ex presidente Uribe, seguido con un 17% de votos por los candidatos del Partido Liberal y 11% por los del Partido de la U. El sondeo consultó personalmente a 2.500 personas en 32 localidades del país del 20 al 24 de febrero y tuvo un margen de error de 2,9%.

"Lo que va a pasar es que los proyectos de ley que se necesitan, en particular el marco jurídico para la paz...van a ser un lío serio" aprobarlos, dijo el analista político Pedro Medellín, director en Colombia de la privada Fundación Ortega-Marañón, dedicada a la formación y debate en ciencias sociales y humanidades. "Si el presidente llega a perder el control del Congreso, la alternativa de la Constituyente se hace más real".

En el pasado y ahora, las FARC han propuesto la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente para plasmar las reformas políticas y sociales que está negociando en La Habana.

Las encuestas presidenciales le dan una ventaja a Santos, pero aún con márgenes de intención de voto por debajo de 50%, porcentaje necesario para alzarse con una victoria en una primera vuelta.

Según el sondeo de Cifras y Conceptos, Santos cuenta con 31% de la intención de voto, seguido por el ex alcalde de Bogotá Enrique Peñalosa, con 9%, de la Alianza Verde, y en tercer lugar por el candidato del Centro Democrático con 8%. Un 27% dijo que votará en blanco por razones que van desde expresar su inconformismo político o la indiferencia por los candidatos.

Pero el voto en blanco viene a la baja. "No creo que le dificulte las cosas (a Santos)...porque el voto blanco no alcanza a ser mayoría", dijo Bibiana Clavijo, profesora de marketing político de la Universidad del Rosario.

Cualquiera sea la suerte de las fuerzas en contienda, lo cierto es que políticos y analistas creen que el domingo Colombia elegirá un Congreso fuerte, con figuras destacadas de todo el espectro político como el ex candidato presidencial y ex ministro del Interior por el liberalismo Horacio Serpa; el general en retiro y ex comandante de las Fuerzas Militares Freddy Padilla, por el partido de Santos; el ex guerrillero y ex gobernador de la provincia del Nariño, al sur del país, Antonio Navarro, por la Alianza Verde; o nuevos candidatos del izquierdista Polo Democrático como Alirio Uribe.

Las propuestas de los candidatos son tan abundantes y numerosas como los más de sus 2.300 aspirantes. Uribe propone retomar el combate frontal a los grupos armados ilegales que, según él, Santos abandonó y que los guerrilleros que se desmovilicen paguen penas de prisión. El liberalismo centra su propuesta en reformas sociales mientras que parte de la izquierda plantea que el servicio militar debe ser voluntario y no obligatorio como ahora, aumentar la cantidad de jueces y juzgados y agilizar la restitución de tierras a los despojados.

Las 96.722 casillas electorales del país abrirán de 8:00am a 4:00 pm (1300 a 2100GMT) y los primeros resultados se conocerán esa misma noche.

----------

Los corresponsales de The Associated Press Libardo Cardona y Vivian Sequera, en Bogotá, contribuyeron a este reportaje.