Los Mellizos y Mauer se adaptan a un cambio

El fin de la carrera de Joe Mauer como receptor de Grandes Ligas se produjo de la manera más inocua. En agosto pasado, un machucón de foul bateado por Ike Davis rebotó contra la máscara del pelotero que es el baluarte de los Mellizos de Minnesota, alguien con un salario promedio de 23 millones de dólares en las próximas cinco campañas.

Mauer no volvió a jugar durante la campaña, la tercera seguida en la que Minnesota terminó con al menos 95 derrotas. Un par de meses después, el equipo anunció que la primera base será su posición habitual a partir de 2014

Con el cambio, los Mellizos confían rescatar su inversión. Tampoco será lo mismo. El valor asignado a su contrato contaba con el aporte de un productivo bateador aunado a las habilidades para sacar a corredores y trabajar con los lanzadores.

Mauer sacudió 28 jonrones y produjo 96 carreras al ganar el premio al Jugador Más Valioso en 2009, pero el traslado al Target Field en 2010 fulminó su capacidad para sacar la pelota del parque. Sus 11 cuadrangulares el año representan su máximo total en una campaña desde la mudanza, aunque bateó por encima de .300 en tres de las cuatro temporadas posteriores.

Pero el número que seguramente los directivos de los Mellizos presta más atención se refiere a la cantidad de juegos que disputaba. Sólo ha pasado de los 115 partidos en una ocasión en los últimos tres años.

Sin Mauer en la alineación desde el 19 de agosto, la marca de los Mellizos fue de 12-27. Previo a la lesión, el porcentaje de ganados y perdidos era de .439.

Cerca de cumplir 31 años y en el punto medio de su trayectoria profesional, Mauer tomó la decisión tras consultas con médicos y su familia. Admite que físicamente ya no estaba en condiciones para aguantar los rigores de la posición más dura en la pelota.

"Quiero jugar todos los días. Así era cuando era un receptor, pero físicamente no es posible", dijo Mauer. "Quiero estar más tiempo en el terreno y ojalá derive en más victorias".

El veterano japonés Kurt Suzuki fue contratado para reemplazarle, pero el prospecto venezolano Josmil Pinto no debe tardar en adueñarse del puesto. Pinto se destacó en su estreno de 21 juegos el pasado septiembre, registrando un .963 en OPS (embasado más slugging).

Aunque estará en la inicial, Mauer mantendrá su influencia.

"No olviden que conoce a todos los bateadores de la liga. Podemos usar a Mauer de distintas formas", dijo el mánager Ron Gardenhire. "Sabe jugar en la primera base, pero puede participar de las reuniones y ayudar a los receptores. Será un buen 'abuelo' para Pinto".