Guardia: Pistorius dijo "todo bien" tras tiros

Oscar Pistorius dijo por teléfono a un guardia de seguridad que todo estaba "bien" después que sus vecinos reportaron disparos desde la casa del atleta la noche que mató a tiros a su novia, según un testimonio presentado el viernes durante el juicio por asesinato.

El guardia de seguridad Pieter Baba testificó que Pistorius lo volvió a llamar poco después de una primera conversación breve, pero luego empezó a llorar, no dijo nada y se cortó la llamada. Eso fue pocos minutos después que el corredor con las piernas amputadas mató a tiros a Reeva Steenkamp, una muerte por la que Pistorius ahora encara un juicio.

"No estaba todo bien, como me decía el señor Pistorius", relató Baba sobre lo que dijo a un compañero guardia de seguridad que lo acompañaba a las fueras del complejo residencial donde vivía Pistorius, en las horas de la madrugada del Día de San Valentín del año pasado.

El testimonio de Baba se produjo después que una ex novia de Pistorius dio una descripción negativa sobre la personalidad del atleta.

Samantha Taylor, quien lloró dos veces mientras estaba en el estrado del tribunal de Pretoria, dijo que Pistorius siempre andaba armado cuando salían, a veces gritaba molesto a ella y sus amigos, una vez disparó una pistola al techo de un vehículo, y su relación terminó cuando él la engañó con Steenkamp.

Hubo murmullos en la sala cuando Taylor reveló la que según ella fue el motivo para que la relación terminara. Taylor indicó que empezó a salir con Pistorius en 2011, cuando ella tenía 17 años, y que su relación terminó en noviembre de 2012.

Taylor describió algunas costumbres de Taylor cuando salían, incluyendo el lado de la cama donde él solía dormir y dónde guardaba su pistola durante la noche. Las descripciones de Taylor sobre lo que Pistorius hacía cuando estuvieron juntos muestran hábitos distintos a lo que él alega que hizo cuando disparó a Steenkamp con su pistola 9 milímetros.

Pistorius, de 27 años, está acusado de matar con premeditación a Steenkamp, una modelo de 29 años. Los fiscales dicen que lo hizo durante una discusión, pero el corredor alega que fue por error y que disparó a una puerta del baño cerrada porque pensó que detrás había un intruso.

La noche que murió Steenkamp, el guardia de seguridad Baba manejó con un compañero desde el portón principal del complejo residencial hasta la casa de Pistorius, después que los vecinos llamaron para reportar sonidos como disparos desde ese lugar, relató.

Baba llamó a Pistorius después que vio luces en la casa, y Pistorius le dijo todo estaba bien y terminó la llamada. Poco después, Pistorius volvió a llamar, recordó el guardia.

"Quizás no estaba seguro sobre volver a llamarme", testificó Baba. "Sólo empezó a llorar por teléfono. Ahí se cortó la llamada".

Unos cuantos minutos después, Johan Stander, administrador del complejo de viviendas a quién Pistorius dijo que llamó para conseguir una ambulancia, llegó con su hija y otras personas a la puerta principal de la casa, y alguien la abrió.

"Vi al señor Pistorius bajando (las escaleras) con Reeva", dijo Baba. "Estaba muy sorprendido. Empecé a controlarme cuando el señor Stander dijo 'Oscar'''.

Stander entonces ordenó a Baba, quien dijo que no entró a la casa, que fuese a llamar a la policía y a una ambulancia, relató el guardia.

La fiscalía intenta demostrar que Pistorius, uno de los deportistas más famosos de Sudáfrica y el primer corredor sin piernas que corre en unos Juegos Olímpicos, mató a Steenkamp intencionalmente después de una pelea, y trató de encubrir la muerte diciendo que pensó que era un intruso.

"Las palabras exactas del señor Pistorius fueron, 'seguridad, todo está bien''', relató Baba, cuando el abogado defensor Barry Roux argumentó que Pistorius en realidad dijo "estoy bien" en la llamada.