EEUU: Avanzan acciones frente a fuga radiactiva

Pocas personas asistieron el jueves a una asamblea pública en Nuevo México en la que el Departamento de Energía reveló nueva información de sus acciones frente a una fuga radiactiva que ocurrió el mes pasado en el único depósito subterráneo de desechos nucleares en el país.

Varias decenas de residentes, trabajadores, funcionarios electos y otros acudieron a la reunión, pero el auditorio estaba mayormente vacío.

Preguntas sobre qué causó el escape en la Planta Piloto de Aislamiento de Desechos en Carlsbad, Nuevo México, la extensión de la contaminación y el futuro del programa federal de eliminación de desperdicios atómicos han estado en circulación desde hace semanas.

Parte de la incertidumbre fue disipada el miércoles por la noche cuando las autoridades anunciaron que el nivel de partículas radiactivas capturadas por las estaciones de monitoreo en el área de Carlsbad había decrecido significativamente y estaba cerca de lo normal.

Funcionarios dijeron que nuevos exámenes a los 13 empleados que estaban en la planta cuando ocurrió la fuga radiactiva muestran que no es probable que sufran repercusiones serias de salud.

El alcalde de Carlsbad, Dale Janway, dijo en la asamblea pública que los sistemas en la planta piloto funcionaron, y los filtros capturaron la mayor parte de la radiación que escapó de la mina subterránea. Aún así, dijo, la investigación tiene que ser rápida y eficiente.

"Mientras más tiempo tome llegar al fondo del asunto, mayores los daños para Carlsbad y este proyecto", dijo.

David Klaus, subsecretario del Departamento de Energía, dijo que la cuestión no era si el depósito subterráneo va a reabrir, sino cuándo.

Klaus recibió aplausos de la concurrencia cuando dijo que no hay dudas de que la Planta de Aislamiento de Desechos va a continuar en algún momento su misión de asistir a la nación a limpiar desechos de proyectos nucleares militares que han durado décadas.

Funcionarios del Departamento de Energía dijeron que se está trabajando para instalar en la mina equipo de monitoreo de aire a fin de despejar la vía para la entrada de equipos especialmente entrenados. Los equipos planean llegar a dos áreas de almacenamiento conocidas como Panel 6 y Panel 7 para tratar de determinar qué sucedió.

El jueves, los senadores Tom Udall y Martin Heinrich dijeron que se habían reunido con el secretario de Energía Ernest Moniz y otros funcionarios federales, incluyendo de la Agencia de Protección Ambiental, quienes les aseguraron que se estaban consiguiendo progresos en la planta.

El Departamento de Energía, la agencia ambiental y los administradores del sitio han dicho que no existe peligro para la salud pública. Pero grupos independientes han cuestionado si las autoridades ocultan información sobre la fuga radiactiva.