FARC-gobierno: cierran ciclo y cruzan advertencias

Representantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y del gobierno cerraron el jueves una ronda de conversaciones sin llegar a un acuerdo e intercambiaron advertencias por el tono elevado de declaraciones que ambas partes consideraron inapropiadas.

Las FARC arremetieron contra el ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón acusándolo de ser partícipe de actos de corrupción y favorecer negociados de proveedores de la dependencia.

"En un gobierno decente, sin duda, un funcionario de esta calaña ya habría sido despedido del cargo", expresó un comunicado de los rebeldes leído por el comandante Iván Márquez, cuyo nombre legal es Luciano Marín Arango.

Las FARC no ofrecieron pruebas de sus acusaciones contra Pinzón, quien no escatimó tampoco duros comentarios contra los rebeldes en declaraciones a medios de prensa colombianos.

La delegación gubernamental reaccionó a los comentarios contra Pinzón.

"En vez de crear un ambiente favorable para la paz, las FARC con su lenguaje desmedido están minando la confianza y creando obstáculos para el buen suceso y trabajo de la mesa de conversaciones", dijo el jefe de la parte gubernamental, Humberto de la Calle, en una declaración leída ante periodistas.

Según De la Calle es inaceptable que los guerrilleros se conviertan en "jueces de las instituciones".

La polémica marcó el fin de la XXI ronda de conversaciones entre representantes del gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las FARC, la guerrilla más importante de la nación sudamericana.

Las delegaciones mantendrán uno de sus usuales recesos hasta el 20 de marzo.

Ninguna de las dos delegaciones hizo comentarios sobre cuánto se avanzó en los acuerdos del punto de la agenda que está en discusión: el combate a los cultivos ilegales y el tráfico de drogas.

Presentes en Cuba desde fines de 2012, las partes sostienen la mesa sobre una agenda previamente acordada de seis puntos de los cuales ya avanzaron en dos: la participación política y los problemas agrarios.

Noruega, Cuba, Chile y Venezuela son patrocinadores de las conversaciones que de llegar a buen término podrían desactivar cinco décadas de conflicto armado en Colombia.

-----

Andrea Rodríguez esta en Twitter como: www.twitter.com/ARodriguezAP