Nuevos revés para alcalde de Bogotá

La suerte del sancionado alcalde de Bogotá Gustavo Petro sufrió el jueves un nuevo revés luego de que una alta corte rechazó más de un centenar de demandas a su favor.

El Consejo Superior de la Judicatura, una de las cuatro altas cortes colombianas, negó por 6 votos contra uno unas 180 tutelas presentadas por simpatizantes de Petro para suspender su destitución del cargo dictada por la Procuraduría General en enero. Hasta ahora su destitución no se ha podido ejecutar debido a una infinidad de recursos legales.

La presidenta de una de las dos salas del Consejo de la Judicatura, María Mercedes López, explicó a los reporteros que se negaron las demandas porque el derecho a votar libremente no fue violado, como alegaron los demandantes.

Para decidir finalmente el caso de Petro falta que otra corte resuelva otras demandas.

La suerte de Petro, un exsenador de 53 años, ha estado en vilo desde diciembre cuando la Procuraduría dictó su destitución y le prohibió hace política por 15 años por cambiar por decreto en 2012 el sistema de recolección de basura de Bogotá, con ocho millones de habitantes.

La Procuraduría, que ha impuesto sanciones similares a decenas de funcionarios de todas las tendencias, alegó que Petro violó normas de la libre competencia y empresa al entregar por decreto la recolección de basura a la empresa estatal de aguas de la ciudad, que por tres días se vio superada en su nueva labor.

El alcalde, que revirtió parte de su decisión y algunas de las empresas privadas que recogían la basura lo siguen haciendo, negó cualquier falta y dijo que su destitución fue una decisión política del procurador general Alejandro Ordóñez, al que acusó de ser un ultraconservador que se opone a las políticas sociales que benefician a los más pobres.

Debido a la incertidumbre por la situación del alcalde y a que su antecesor, Samuel Moreno, también fue suspendido en 2011 por la Procuraduría General por no evitar casos de corrupción en millonarias obras de infraestructura, el presidente Juan Manuel Santos expresó su preocupación por la situación de Bogotá.

"En los tres años y medio de gobierno que llevamos pues no ha tocado bailar (lidiar) con tres administraciones" en Bogotá, dijo Santos. "Con la de Samuel Moreno, la que reemplazó (interinamente) a Samuel Moreno y ahora con la de Gustavo Petro. Y todo parece indicar que nos va a tocar cambiar de pareja nuevamente", añadió durante un foro en Bogotá.

Según las normas colombianas es el presidente quien tiene que emitir un decreto para designar un alcalde interino en caso de que se concrete la destitución del burgomaestre.

"Eso es muy triste para Bogotá porque todos esos proyectos que el gobierno nacional ha querido adelantar, proyectos muy importantes de movilidad, el metro, pues han estado como sin darle el... final y eso le ha costado muchísimo a Bogotá" que sufre de congestionamientos crónicos, destacó el mandatario.