Reducen máxima sentencia de Manning a 90 años

Una jueza militar redujo el martes la sentencia máxima posible para el soldado Bradley Manning en el caso WikiLeaks a 90 años de prisión.

Manning encaraba hasta 136 años de prisión tras ser declarado culpable de cargos relacionados con la divulgación de información clasificada a la página web anti-secreto. Sin embargo la jueza, la coronel del ejército Denise Lind, dijo durante su audiencia de sentencia que varios de los cargos se refieren a los mismos hechos, y por lo tanto estaban duplicados para fines de la sentencia.

No obstante, el soldado de 25 años podría pasar la mayor parte de su vida, si no es que toda, en la prisión del Fort Leavenworth, en Kansas.

La fase de sentencia de la corte marcial de Manning está en su segunda semana. Fue condenado la semana pasada por 20 cargos, incluidos seis por violaciones a la Ley de Espionaje, cinco cargos federales por robo y un cargo federal por fraude computacional por filtrar más de 700.000 documentos de una red de cómputo gubernamental clasificada mientras trabajaba como analista de información de inteligencia en Irak en 2010.

Manning dice que filtró el material para exponer actos contra la ley por parte de militares y diplomáticos de Estados Unidos. Afirma que filtró selectivamente material que no dañaría a miembros de las fuerzas armadas o a la seguridad nacional.

En su audiencia de sentencia, los fiscales están presentando evidencia de que las filtraciones dañaron los intereses de Estados Unidos. Se han enfocado principalmente en el impacto de más de 250.000 cablegramas diplomáticos del Departamento de Estado que WikiLeaks comenzó a publicar en noviembre de 2010.

El general de división Michael Nagata testificó el martes por parte de la fiscalía que los cablegramas filtrados tuvieron un impacto sobre las operaciones militares estadounidenses en Pakistán, donde él fue sub comandante de una oficina de defensa dentro de la embajada de Estados Unidos en Islamabad. Nagata reservó los detalles del impacto para una sesión de la corte a puertas cerradas para proteger información clasificada.

Los cablegramas publicados revelaron una relación militar entre Estados Unidos y Pakistán más cercana de lo que la nación asiática había admitido públicamente. Los cablegramas revelaron además las preocupaciones estadounidenses de que rebeldes islamistas pudieran obtener material nuclear paquistaní para fabricar un arma. Un cablegrama filtrado reveló que instructores en una prestigiosa institución paquistaní de defensa estaban dando lecciones anti estadounidenses a oficiales de alto rango.