Morales dice que no prospera reunión de Unasur

El presidente boliviano Evo Morales dijo el jueves que hace gestiones personales para reunir de emergencia a la Unión de Naciones Sudamericanas y analizar la crisis política de Venezuela pero reconoció que no hay consenso.

En una rueda de prensa improvisada a su regreso de Caracas, donde asistió la víspera a la conmemoración por el primer año de la muerte de Hugo Chávez, el mandatario boliviano dijo que algunos presidentes de la Unasur, a los que no identificó, no están de acuerdo en celebrar la reunión.

"He conversado con el presidente pro témpore de Unasur para que pueda persuadir a algunos presidentes, uno o dos. No quieren convocar porque, de acuerdo al estatuto, el cien por cien de los presidentes tiene que aprobar cualquier convocatoria. Ahora tenemos dificultades", dijo. El presidente surinamés Desi Bouterse ejerce la presidencia pro tempore de la unión.

El gobierno de Venezuela objetó la semana pasada una reunión del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos y su canciller Elías Jaua inició una gira comenzando en Bolivia para persuadir a los gobiernos de la Unasur de reunirse para tratar la situación en su país.

"Como decía el compañero (Nicolás) Maduro, no se aceptará ninguna intervención extranjera (en Venezuela), menos de la OEA. Antes había conflicto y la OEA era como un patrón que venía de afuera a resolver los problemas internos políticos, a veces desde la embajada de Estados Unidos. Eso terminó, acá tenemos a Unasur y Celac", dijo Morales.

Según el mandatario, "está claro que hay una intromisión extranjera en el conflicto de Venezuela de (parte de) Estados Unidos y Panamá".

En Caracas, en tanto, el presidente Nicolás Maduro reiteró su solicitud para que se convoque al consejo presidencial de la Unasur tras un encuentro con Bouterse.

"He reiterado la solicitud de Venezuela para que se convoque al consejo presidencial en una fecha por convenir para nosotros exponer la circunstancia del ataque violento de grupos pequeños que han tratado de vulnerar la vida social e imponer una situación política que nuestro país va superando con mucha conciencia. Como sabe Bouterse, nuestro país ama la paz", dijo Maduro en declaraciones a la prensa a las puertas del palacio de gobierno.

La reunión de Maduro y Bouterse se produjo un día después de que el gobernante de Surinam asistió a los actos conmemorativos del primer aniversario de la muerte del expresidente venezolano Hugo Chávez.

Maduro, que ha advertido que no acepta una intervención en su país de un organismo multilateral, rompió la víspera relaciones diplomáticas y políticas con Panamá luego de acusar al presidente Ricardo Martinelli de entrometerse en los asuntos internos de Venezuela al solicitar que se convocara a una sesión extraordinaria de la OEA para analizar la situación venezolana.

Universitarios y opositores, esencialmente de clase media, han protagonizado protestas callejeras desde el mes pasado en Caracas y otras ciudades del interior del país contra la galopante inflación, el desabastecimiento de bienes básicos y la creciente criminalidad. Las manifestaciones han dejado hasta el momento 18 muertos y más de 260 heridos.

Maduro sostiene que las protestas son parte de un plan de la oposición para promover un golpe de Estado. Esta es la primera crisis que enfrenta el mandatario, de 51 años, desde que asumió el gobierno en abril de 2013 luego de la muerte de Chávez.

La Celac es la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños y al igual que la Unasur fue promovida por Chávez.