Coches bomba matan a 36 personas en Irak

Una ola de atentados dirigidos principalmente a los mercados en Bagdad y sus alrededores provocó el martes la muerte de 36 personas, dijeron las autoridades, los eventos más recientes como parte de la ola de violencia que se ha apoderado de Irak.

El primer ministro Nouri al-Maliki, por su parte, se comprometió a derrotar a los "terroristas" autores de los incesantes ataques y echarlos fuera del maltrecho país.

La violencia ha ido en aumento en todo Irak tras la represión mortal de las fuerzas gubernamentales contra un campamento de protesta suní en abril, pero los ataques contra civiles y fuerzas de seguridad se han disparado sobre todo desde el inicio del mes sagrado islámico de Ramadán a principios de julio.

El aumento en el derramamiento de sangre ha aumentado los temores de un retorno a la matanza generalizada que llevó al país al borde de la guerra civil después de la invasión encabezada por Estados Unidos en 2003.

El más mortífero de los ataques del martes se produjo antes del atardecer, cuando un coche bomba explotó cerca de un mercado en los suburbios de Nahrwan, en el sudeste de Bagdad, dijeron funcionarios policiales. Ese ataque mató a seis personas e hirió a 17.

Más tarde, un coche bomba explotó en un concurrido mercado en el barrio céntrico de Karrada, también en la capital, y provocó la muerte de cinco personas y heridas a 18.

Por la noche, un coche bomba estalló cerca de un café en el suburbio de Husseinia, en el noreste de la ciudad, matando a cinco personas e hiriendo a 15. Minutos después, otro coche bomba en Husseinia mató a tres personas e hirió a 10.

Isam Mohammed, el dueño de una farmacia cerca del lugar del atentado en Karrada, dijo que estaba hablando con un cliente cuando escuchó un gran estallido.

"Me caí al suelo a causa de la fuerte explosión. Segundos después, me levanté y salí afuera, donde vi cadáveres y heridos pidiendo ayuda. La escena fue impactante", dijo Mohamed, quien resultó levemente herido en la cabeza.

En el sureste de Bagdad, un coche bomba estalló cerca de un mercado al aire libre en el barrio chií de Zafaraniya cuando la gente compraba antes del iftar, la cena que rompe el ayuno diurno durante el Ramadán. Tres personas murieron y 10 resultaron heridas allí, dijeron las autoridades.

Además, un atentado en una calle comercial en la zona de Dora, en el sur de Bagdad, mató a cuatro e hirió a 11. La policía dijo que otro coche bomba explotó cerca de un mercado antes de la puesta del sol en el suroeste de Bagdad, matando a cinco personas e hiriendo a 15.

Adicionalmente, un coche bomba explotó el lunes por la noche cerca de una tienda de helados en el área de Abu Dashir en el suroeste de Bagdad, matando a cinco personas e hiriendo a 16.

Funcionarios médicos confirmaron las cifras de víctimas de todos los ataques. Todos los funcionarios hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a hablar con los medios de comunicación.

Los lugares al aire libre más populares, tales como cafés y mercados, han sido un blanco favorito de los insurgentes.

Con las víctimas del martes, al menos 657 personas han muerto desde el inicio del Ramadán, según un recuento de The Associated Press, lo que lo convierte en el Ramadán más sangriento en Irak desde 2007.