Comienza juicio al yerno de bin Laden

El juicio al yerno de Osama bin Laden comenzó el miércoles ante un tribunal federal en Manhattan, donde la fiscalía lo caracterizó como un sanguinario vocero de al-Qaida.

En su alegato inicial, el fiscal asistente Nicholas Lewin dijo al jurado que bin Laden convocó a Sulaiman Abu Ghaith la tarde del 11 de septiembre del 2001 para pedirle que usara sus habilidades oratorias como el rostro público de al-Qaida para reclutar voluntarios a fin de atacar nuevamente a Estados Unidos. Abu Ghaith es el militante de al-Qaida de mayor jerarquía enjuiciado en territorio estadounidense desde que los atacantes suicidas derribaron las Torres Gemelas de Nueva York.

"Mientras nuestros edificios ardían todavía, él estuvo de acuerdo con lo que constituye el momento más importante en la historia salvaje de al-Qaida", dijo Lewin, tras mostrar a los jurados una foto de Abu Ghaith sentado junto a bin Laden en Afganistán el 12 de septiembre del 2001. "Invocó su visión distorsionada del islam y declaró: 'Luchen contra los amigos de Satán. Luchen con al-Qaida contra Estados Unidos".

El abogado defensor Stanley Chen replicó que Lewin se refirió varias veces a los ataques del 11 de septiembre, aunque su cliente no estuvo involucrado en ellos.

"Este no es Osama bin Laden", dijo el abogado. "Es Sulaiman Abu Ghaith, un musulmán, un árabe kuwaití, marido, padre, imán, conversador, ideólogo".

El acusado, que vistió saco y corbata, escuchó el proceso por medio de un intérprete árabe y ocasionalmente tomó notas.

Abu Ghaith, de 48 años, otrora imán en una mezquita de Kuwait, fue traído a Nueva York desde Turquía el año pasado. Se declaró inocente del cargo de confabulación para matar estadounidenses después de los ataques del 2001. Está casado con la hija mayor de bin Laden, Fátima.

La fiscalía sostiene que Abu Ghaith empezó a elevarse en las filas de al-Qaida al desempeñarse como orador en escondites y campamentos de entrenamiento para los aspirantes a yihadistas en los meses anteriores a los ataques. Posteriormente, bin Laden le ordenó que dirigiera campañas de reclutamiento en videograbaciones vastamente distribuidas.

"Durante más de un año, el acusado usó el poder asesino de sus palabras para fortalecer al-Qaida", afirmó Lewin.

En varias ocasiones citó palabras del acusado, incluida una afirmación que le atribuyó y que supuestamente dijo semanas después de los ataques: "Estos jóvenes que han destruido Estados Unidos y lanzado la tormenta de aviones contra ellos han hecho una buena acción. La tormenta de los aviones no se detendrá".

El gobierno sostiene que la declaración es evidencia de que el acusado tenía conocimiento del ataque frustrado de Richard Reid en un avión en diciembre del 2001 y otro plan de derribar un avión de París a Miami con explosivos.

Se calcula que el juicio durará un mes.